De la organización a tu mesa

La cooperativa La Pionera es referente como nodo de consumo. En esta nota nos explican de qué manera se organizan estos vecinos que decidieron hacerse cargo de las necesidades alimenticias básicas, y en conjunto decidir a quiénes comprar y a qué costo ideológico y económico.

 

coopate-compras mercados comun-7

Dia de armado en el Mercado Comunitario Municipal.

-¿En qué contexto nace La Pionera?

-La Pionera nace en un contexto de gran conflictividad en torno al acceso al suelo, que dio origen a grandes tomas en 2006, 2007. A raíz de esto en 2008 se conformó un espacio asambleario, motorizado por el Grupo Antonio Alac. De ese espacio salió el grupo original que se organizó como Cooperativa de Vivienda, Consumo y Servicios Públicos La Pionera Patagónica Ltda. Si bien nació ligado a la experiencia del Movimiento de Ocupantes e Inquilinos de la Central de Trabajadores de la Argentina (MOI-CTA), desde 2014 se incorporó a la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), donde actualmente tenemos nuestra pertenencia y queremos crecer como organización con otras cooperativas hermanas.

¿Cómo se germinó el nodo de compras dentro de su organización?

-Durante muchos años el eje de la Cooperativa estuvo puesto exclusivamente en la sección de Vivienda, porque había mucho trabajo en términos de gestión de la tierra, ingreso de asociados nuevos, gestiones de las viviendas, etc. Cuando se empezó a discutir la posibilidad de conformar el Mercado Comunitario Municipal (MCM) en el año 2015, la organización tenía la suficiente madurez y crecimiento para empezar a desarrollar la sección de Consumo. Ahí se empezó haciendo compras comunitarias de bolsones de verduras y frutas para los asociados de la Cooperativa.

La coyuntura hizo que rápidamente tengamos que asumir una responsabilidad que no teníamos pensada: se nos propuso desde el estado municipal, cogestionar el MCM, mediante la firma de un convenio en julio de 2015. Esto implicó un gran esfuerzo de la organización, con compañeros que pasaron a trabajar en el MCM, destinando muchas horas. Fue un gran desafío y nos demandó mucha energía, pero lo hicimos convencidos de que es un proyecto que hay que apoyar. Fue un trabajo que sostuvimos durante más de 10 meses y que creímos conveniente traspasar al Estado, cuando se consiguió la ordenanza de Creación del Ente del MCM. Creemos que las organizaciones y el Estado, trabajando en conjunto, pueden empezar a resolver el problema del acceso a los bienes de consumo más básicos, eliminando los intermediarios y promoviendo la agricultura familiar y a los pequeños y medianos productores.

 Todo un desafío….

Como todo lo que hacemos en la Cooperativa, este trabajo lo ponemos en función de generar herramientas para mejorar las condiciones de vida de los sectores populares. Para ello hay que construir Organización y construir Poder Popular, para que puedan mejorar las capacidades para garantizar bienestar a nuestros compañeros. Ese poder, no implica necesariamente conflicto con el Estado u otros actores, aunque muchas veces sí sucede y hay que estar preparados para eso, para manejar los conflictos, las gestiones. Es imposible que no se plantean situaciones de tensión con otros intereses políticos y económicos.

En particular con la organización del Nodo de compras los objetivos están vinculados con construir un mejor acceso de buenos alimentos para la mesa de nuestros compañeros/as y, en el futuro, que el trabajo, el volumen y el crecimiento de la organización nos permitan generar un circulo virtuoso que se enriquezca y se hermane con los trabajadores de la tierra, pequeños productores y elaboradores de la ciudad y la región.

Uno de los principales objetivos es articular con otras organizaciones del campo popular, especialmente aquellas que se van incorporando a la CTEP en Bariloche y la región. La comercialización y el consumo popular creemos que puede ser un eje de trabajo estratégico para fortalecer a la economía popular en la ciudad y más en este contexto socio económico. Queremos acercar nuestra propuesta a otros compañeros y también que en los barrios la gente se organice en nuevos grupos para poder acceder.

-¿Cuáles identifican como las principales metas y obstáculos?

El principal obstáculo es que el MCM es un proyecto en estado incipiente y, como tal, falta mucho por mejorar. Por eso los productos son todavía acotados, así como los proveedores.  Pero estos problemas tienen que ver con que, me parece, esta gestión no está apostando a fortalecer lo mejor que tiene el Estado: la participación de muchas organizaciones populares de consumidores, productores, elaboradores. El entramado organizativo es el principal potencial del MCM y a veces parece que para el Estado Municipal lejos de ser una ventaja es un problema.

El principal logro que vamos consolidando es un equipo de compañeras que le está poniendo el hombro al laburo en el nodo, que crece en identidad y en autonomía, al paso del más lento.

coopate-compras mercados comun-4¿Creen que la conformación de este tipo de grupos son un reflejo de estos tiempos?

Experiencias de este tipo hubo siempre, juntarse y asociarse es una estrategia de los trabajadores y de los sectores populares. En particular en nuestro país, el asociativismo es tan viejo como el movimiento obrero. Pero es posible que en los últimos años se visualizara como un campo fértil para trabajar porque la concentración de la economía está generando estragos. Gran parte del problema inflacionario en nuestro país tiene que ver con que los productos de consumo más básico están concentrados en un puñado de empresas que manejan toda la cadena. De ahí la importancia de tratar de romper con esa lógica, y eso es lo que proponen los grupos de compra comunitaria y creemos debería ser el principal objetivo del MCM.

-¿Qué tipo de productos ofrecen y fraccionan?

-Hasta el momento se ofrece bolsones de fruta y verdura, y a veces se completa con algunos productos no perecederos, como arroz, yerba o leche larga vida. La idea es ir diversificando, incluso a través de proveedores que no trabajen con el MCM. A lo mejor podemos contactar un proveedor que es muy bueno por nuestra cuenta y en todo caso después termine siendo proveedor del MCM también.

¿Conocen otros grupos de compras en la ciudad?

-Conocemos a todos los grupos de compra que articulan con el MCM, y de hecho compartimos el local con Coopate y con Al Margen, que ambos tienen grupos de compra funcionando. También algunas de nuestras asociadas han formado parte de las organizaciones de despensas comunitarias o grupos de compras como Las Leonas o Abriendo Esperanzas, asimismo como el Charcao, que han sido los que empezaron en la ciudad con esta movida.

-¿Cuáles son las cuestiones ideológicas que se juegan con cada pedido?

-La Pionera siempre ha tratado de construir organización para resolver las necesidades compartidas con los trabajadores de la economía popular. Mientras ese objetivo se construya de abajo hacia arriba, de adentro hacia afuera, con una mirada inclusiva y atenta a lo que piensa, dicen y necesitan nuestros compañeros/as no nos ponemos muy “mañosos”.

Queremos crecer, pero no a cualquier precio. Apuntamos a llegar especialmente a cierto sector de la ciudad que está siempre jodido en el reparto. Queremos comprar alimentos a un precio más accesible, pero nos interesa que en esa cadena los trabajadores que producen no salgan perdiendo.

Queremos que nuestros compañeros se alimenten mejor, que dentro de sus posibilidades puedan elegir cada vez más cosas, tomar decisiones y darse cuenta de quiénes se quedan siempre con la parte que nos toca, de los beneficios de juntarse y organizarse, de que es posible construir otro tipo de relaciones, del poder que tenemos juntos.

 

Por Sebastián Carapezza

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen

 

 

A %d blogueros les gusta esto: