Argentina: denuncian que el 63% de las frutas y las verduras tienen residuos de agrotóxicos

(Por Vanesa Rosales de la Quintana*/ Agencia Paco Urondo)

Se hallaron 52 tipos de pesticidas, de los cuales 2 están prohibidos (DDT y Endosulfan), 4 no están autorizados para usar (Diazinon, Aldicarb, Acrinatrina y Hexaconazole) y 2 fueron prohibidos por Resolución 149/2016 del SENASA el 1 de Julio de 2016 (Metil Azinfos y Metamidofos). Los encontrados en mayor presencia fueron el Clorpirifos, Deltametrina, Cipermetrina, Endosulfan, Lambdacialotrina, Imidacloprid, Carbendazim, Pyremethanil y Diclorvos.

El organismo omitió controlar la presencia de Glifosato, Atrazina y Paraquat que son los tres más utilizados en nuestro país y no informo sobre qué medidas implementara ante la verificación del exceso de residuos agrotoxicos.

Los resultados confirman la gran exposición a la cual estamos sometidos todos. Consumo directo de alimentos contaminados, aumento del número de casos de cáncer, alergias y trastornos inmunes son consecuencia de un modelo de producción nocivo.

La agricultura industrial está demostrando sus fallas. En los aspectos económicos, es una agricultura sin valor agregado económico ni social y que se intensifica en el uso de los recursos naturales. Tiene una relación insumo-producto ineficiente, consume mucha energía en su ciclo y hace un uso desmedido de agroquímicos y fertilizantes.

A pesar de que se crea que es necesaria la producción de transgénicos para abastecer al mundo, no hay una sola hectárea de transgénicos que dé de comer a una de las tres mil millones de personas con hambre. Los únicos alimentos que hay dentro de estos monocultivos son la soja y el maíz, de los cuales la mitad de la producción se la usa para alimentar animales y el resto para biocombustible.

Es un modelo que se basa en las necesidades del mercado externo, dedica su producción a los commodities, es decir, abastecer de insumos para alimentar animales de Europa y Asia y producir combustibles. El 97% de la producción mundial de transgénicos se concentra en Argentina, Brasil, Paraguay y EEUU. En Europa no están permitidos y se limita su producción en unas pocas hectáreas en España para maíz. Además, en nuestro país el 70 % de la tierra pampeana no está trabajada por sus propietarios y el 50%  es trabajada con maquinaria agrícola contratada. Lo que hace que se caracterice por ser una agricultura sin agricultores, que genera migraciones internas con despoblamiento de zonas rurales y hacinamiento urbano.

Podríamos alimentarnos de más de 250 especies de plantas, si la producción fuese diversificada y no basada en monocultivos. Aumentando la variedad de cultivos aumenta la variedad nutricional que se ofrece a un pueblo. Pero son las multinacionales las que controlan que se va a producir, que comemos, cuanto comemos y el precio de lo que comemos.

La interacción actual entre el sistema económico, el sistema social y el ambiental no es sostenible, dado que la sostenibilidad no se va a encontrar nunca en las decisiones del mercado.

La agroecología en cambio es un modelo producción con alta eficiencia, alta biodiversidad y alta productividad. Es mucho más eficiente en la relación insumo-producto ya que es una producción diversificada que garantiza el acceso a los alimentos, genera hasta tres veces más empleo y mejora las condiciones de vida de las personas porque no se utiliza ningún agroquímico ni transgénico. Este es el modelo de producción que propone la FAO y la resolución del tribunal internacional por el juicio a Monsanto en la Haya de este año.

Es necesaria una economía ecológica, transdiciplinar que abarque las variables ambientales y sociales. Ya que ninguna disciplina aislada da una perspectiva suficiente ante la complejidad de los problemas surgidos de la agricultura industrial. Por eso hay que tener enfoques abiertos a la participación social, así lo demuestra el caso de Cuba.

En la década del sesenta con el bloqueo económico impuesto por EEUU, dejaron de ingresar los alimentos y la tecnología que se utilizaba en la agricultura, equipos de riego, tractores, piezas, fertilizantes y plaguicidas. A partir de ahí se plantearon como iba a ser su modelo de producción y que es lo que iban a comer. Pasaron de una agricultura basada en la exportación y los monocultivos, a la producción agroecológica con la metodología de campesino a campesino. Estos cambios fueron acompañados con una reforma agraria que permitió una producción cooperativa e intensiva a gran escala.
La alta producción y diversidad de alimentos orgánicos que produce  Cuba demuestra la superioridad del modelo agroecológico sustentable, eficiente, sano y soberano.

La situación de nuestro país con la extranjerización de tierras, la desertificación y el uso de plaguicidas que acarrean graves consecuencias para la salud exigen nuevas formas de planificar la economía de manera sustentable con el sistema ambiental y social. El sistema económico convencional engaña con la idea del crecimiento y encubre su daño, la destrucción ambiental y social de nuestra época.

*Médica Universidad de Buenos Aires. Especialista en Medicina Familiar.

Acerca de Colectivo Al Margen 1464 Articles
El Colectivo al Margen es una organización social por la promoción de derechos, la inclusión social y la cultura del trabajo. Para llevar adelante estas acciones, el Colectivo motoriza dos áreas de trabajo: Un área de prevención y promoción de derechos, compuesta por dos cooperativas de trabajo destinadas y llevadas adelante por mas de 40 jóvenes de los barrios de Bariloche; un dispositivo de formación integral, en el barrio Nahuel Hue, donde concurren más de 20 adolescentes; y un equipo de fútbol femenino en el barrio Nuestras Malvinas. La otra área de trabajo es el sostenimiento de un Equipo de Comunicación Popular que impulsa un programa de radio semanal que se transmite por las radios comunitarias de la región; una productora de contenidos audiovisuales, que realiza campañas de sensibilización desde y para los movimientos sociales de la ciudad; una pagina Web, que visibiliza la agenda de las organizaciones populares; y una revista que cada dos meses tiene espacio y tiempo para esas otras noticias que no salen en los grandes medios y que además permite generar un ingreso económico a trabajadores desocupados y a personas que no pueden ingresar al mercado formal de trabajo. Dado el trabajo que realiza el Colectivo al Margen en el área de comunicación popular, infancia y adolescencia, derechos humanos, género y economía popular, la organización forma parte de consejos, foros, mesas, confederaciones y movimientos que impulsan políticas públicas nacidas desde el pie.