Marcha pacífica por la reafirmación de la soberanía

FIPCA: “LA SOBERANIA DEL LAGO ESCONDIDO ESTÁ EN PELIGRO”

En un comunicado de prensa de FIPCA que lidera Julio C. Urien, emitido a nivel nacional sobre la expedición que llegó al lago Escondido, desde donde organismos del estado debieron concurrir en rescate de integrantes de esa fundación, ponen en alerta el ingreso al lugar, indicando que “El Lago Escondido de El Bolsón no tiene acceso público”.

Luego de 3 días de marcha a través del camino de montaña indicado por el Presidente Macri como sendero público de acceso al Lago Escondido en la localidad andina de El Bolsón, la marcha por la Soberanía encabezada por Julio Urien e integrada por representantes de la cultura, los derechos humanos, deportistas, ambientalistas, periodistas, militantes políticos y montañistas comprobó y constató que dicho sendero es inaccesible y no es apto a todo público. Es intransitable para niños, niñas, adultos mayores, y personas con movilidad reducida; solo es transitable para deportistas entrenados o montañistas.

Fueron varios días de dura caminata (33 Km de montaña durante 3 días). El grupo integrado por 24 personas llegó a la orilla oeste del Lago Escondido a través del camino conocido como cajón del azul. Los integrantes de la marcha tuvieron que hacer noche en dos refugios, por un sendero donde en muchos tramos no había señalización alguna, se caminaba sobre terrenos cerrados de cañas colihues filosas y peligrosas para el tránsito no experimentado asi como escaladas y trepadas sobre rocas dispersas en rampas naturales con ángulos de hasta 45º en barro.

Al arribar al Lago la marcha ingresó en fila cerrada cantando el Himno Nacional Argentino. Luego se procedió al acampe a orilla del Escondido en el área conocida como camino de sirga frente a la casa de huéspedes donde, supuestamente, habría ocurrido el encuentro entre Barak Obama, Macri y Lewis. Fueron once carpas en formación de herradura. Durante el acampe se detectaron irregularidades en las inmediaciones del terreno tales como botellas de detergente abandonadas a la vera del lago, fogones de reciente utilización en una zona donde se advierte la prohibición de realizar fuego. Además, en las jornadas previas los activistas habían recibido denuncias de pobladores sobre un reality show que se estaría realizando en la zona en el que se incita al talado de árboles.

El miércoles 8 de marzo por la mañana los integrantes de la marcha realizaron en el Lago actividades y deportes acuáticos como kayak, skysurf, se remontaron barriletes con los colores patrios y actividades de pesca con permiso adquirido. Por la tarde de ese día las condiciones climáticas desmejoraron dramáticamente, se desató un temporal de lluvia, frío viento y nieve en cumbres.

De acuerdo a lo planificado y a las condiciones del clima adversas, el jueves 9 de marzo se comunicó a los trabajadores de la empresa Lago Escondido que merodeaban el campamento la intención de Marchar por el sendero público hacia el casco de la Mansión del Magnate Lewis para emprender el regreso hacia la salida por el Camino de Tacuifí, sendero menos exigente y que la Justicia de Rio Negro ordenó como el camino de acceso público a habilitar.

Las autoridades policiales indicaron en varios oportunidades que en caso que la marcha decidiera optar por esa alternativa, los integrantes deberían avenirse a las consecuencias y serían detenidos con posibilidad de episodios de violencia y confrontación.

Como las condiciones climatológicas empeoraban, sumado a la peligrosidad del camino, las personas de la comitiva que no estaban capacitadas ni entrenadas para emprender el retorno bajo esas circunstancias por el sendero del cajón del Azul, aceptaron el auxilio de la Policía de Río Negro quien activó un protocolo de rescate para la evacuación.

Para la evacuación, llamativamente la policía de Rio Negro articuló recursos de la Empresa Lago Escondido de Joseph Lewis tales como lanchas y traffics.

Los 7 compañeros restantes montañistas entrenados y Julio Urien, Presidente de la fundación FIPCA, tomaron la decisión de volver nuevamente por el camino “público in-transitable” para terminar de documentar mediante registro fotográfico y fílmico la intransitabilidad del mismo. Acompañaron a la expedición 2 pobladores de El Bolsón.

La experiencia fue aleccionadora: es prácticamente imposible que un ciudadano sin entrenamiento físico intenso y experiencia en montaña pueda realizar ese trayecto. De esta manera, y como corolario de esta actividad, esta Fundación quiere manifestar de manera concluyente que el sendero de montaña al que el Presidente Macri hizo alusión meses pasados, es absolutamente peligroso e intransitable.

Reafirmamos entonces la necesidad de habilitar el acceso público a Lago Escondido a través del camino Tacuifí que se encuentra en el Paraje El Foyel, único camino accesible, demanda a la cual esta Fundación se suma en el reclamo que todas las organizaciones sociales vienen solicitando. De este modo, acompañamos el reclamo por la apertura de este camino que debe hacer la Provincia de Río Negro, tal cual lo ordena el fallo del Superior Tribunal de Justicia del año 2009.

– See more at: http://www.limite42.com/2017/03/comunicado-de-la-fundacion-interactiva.html#sthash.wT21nMTR.dpuf

Martín Piqué para Tiempo argentino

——————————————————

Denuncian “alta peligrosidad” en el acceso a lago Escondido por falta de mantenimiento

Se encontraron con las dificultades que esperaban. Y una tormenta imprevista –lluvia y nieve en las alturas- complicó más las cosas. También comprobaron el poder que ejerce sobre toda la zona andina de Río Negro el magnate británico Joseph “Joe” Lewis, propietario de la empresa Hidden Lake. En la estancia de 12 mil hectáreas que Lewis posee a la vera del Lago Escondido se alojó Mauricio Macri durante la visita de Barack Obama a la Argentina, en marzo de 2016.

Los protagonistas de esta historia son los 23 participantes de la expedición bautizada como ‘Marcha Pacífica por la Reafirmación de la Soberanía’. El objetivo era recorrer a pie, durante cuatro días, organizándose para tres etapas, los 33 kilómetros del sendero público que supuestamente permite llegar hasta el paradisíaco lago. Lewis fue acusado de apropiarse de hecho de esa maravilla turística. Para los participantes de la travesía, la caminata por el último tramo del sendero –conocido como el camino vecinal Tacuifí- se convirtió en una prueba inapelable de que no se está respetando un fallo judicial que ordena abrir y mantener en buenas condiciones un acceso libre y gratuito al Lago Escondido.

“Las condiciones del sendero son imposibles. Sólo pueden encararlas personas de alto rendimiento físico, con conocimiento y experiencia en trekking, y con equipos superiores a los que puede disponer cualquier paseante o caminante común. El sendero que llega hasta el Lago Soberanía y luego hasta el Lago Escondido presenta dificultades porque no está mantenido por el Estado. No tiene nada de sendero público. Al contrario, es muy riesgoso. Incluso para montañistas especializados”, relató la psicóloga y cantante de tango Patricia Malanca, quien formó parte de la expedición. “Esta situación está atentando contra cualquier concepto de soberanía. El Lago Escondido es un recurso hídrico público”, denunció en comunicación telefónica con Tiempo.

El contingente estaba integrado por militantes políticos y sindicales; por representantes de la cultura, el periodismo y los Derechos Humanos; también por veteranos en los deportes extremos, montañismo y la náutica. Al mando de la travesía estaba el experimentado Julio Urien, con formación de comando en la Infantería de Marina a principios de los años ’70. Expulsado de la Armada por encabezar una sublevación en apoyo al retorno de Perón, Urien fue montonero y preso político durante la dictadura. Hoy es titular de la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (FIPCA). Los 23 miembros de la excursión llegaron al Lago Escondido el martes 7 de marzo. Se instalaron con carpas en la costanera norte, no muy lejos de la casona de la lujosísima estancia de Lewis. Practicaron deportes naúticos, sacaron fotos y nadaron en las aguas que Lewis controla como si fueran de su exclusiva propiedad. El jueves 9, tras pasar una noche acampando en la orilla y ante el agravamiento de las condiciones metereológicas, 17 miembros de la delegación aceptaron ser evacuados hasta El Bolsón. Los trasladó la Patrulla de Montaña de la policía provincial de Río Negro. Utilizaron lanchas y vehículos aportados por la empresa de Lewis, Hidden Lake. Uno de los montañistas, según la policía, presentaba señales de “hipotermia”. Los otros 8 participantes de la travesía, entre ellos Urien, decidieron regresar a pie por el mismo sendero por el que habían venido.

“Aunque el sendero está marcado como público, es de alta peligrosidad. Hay partes de cornisa, en las que te podés resbalar. También hay pendientes en ángulo de 45 grados, hay escaleras puestas de forma muy artesanal. Y hay lugares en los que directamente tenés que escalar piedra. Todos hemos tenido resbaladas y el peligro es que las cañas, que son filosas, se te claven como cuchillas”, repasó Malanca para contar su experiencia. “Cuando atravesamos el sendero descubrimos que el personal de Lewis, antes de que llegáramos nosotros, había instalado una señalización nueva. Algo de último momento. Era obvio que estaban al tanto de la llegada de la Marcha Pacífica por la Reafirmación de la Soberanía. Quisieron maquillar una supuesta accesibilidad del sendero, pero esa accesibilidad es inexistente”, agregó en diálogo con este diario.

La delegación que viajó hasta el Bolsón para iniciar la travesía hasta el Lago Escondido está integrada por gremialistas de base de los sindicatos ATE Capital, SUTEBA y Sindicato de Curtidores de Cuero. También participan militantes de la Corriente Política 17 de Agosto, Causa Nacional y La Cámpora. La iniciativa logró el apoyo de los gremios La Bancaria y Sindicato Único de Trabajadores de Administraciones Portuarias (SUTAP). Lo mismo con la CTA de los Trabajadores que encabeza Hugo Yasky.

En El Bolsón la comitiva se amplió con dirigentes locales, referentes de la comunidad andina. El miércoles 8, al recordarse una nueva edición del Día de la Mujer Trabajadora, personal al mando de Lewis se acercó hasta los responsables de la Marcha por la Reafirmación de la Soberanía. Empleados de Hidden Lake quisieron regalar un ramo de rosas y barritas de chocolate a cada una de las mujeres participantes. El obsequio fue rechazado con cortesía; se acompañó el rechazo con un discurso. Una joven militante de nombre Pilar fue la encargada de devolver los obsequios. “Las flores se las pueden regalar a las mujeres de los trabajadores de Lago Escondido y a todas las mujeres de El Bolsón, por las cuales estamos luchando”, fue una de las frases que pronunció la joven.

El cruce, que no llegó a ser tenso, fue el único momento en el que se insinuó un clima de debate, con posiciones discordantes. Los operarios del megamillonario inglés viven y trabajan en sus dominios. “No hemos tenido episodios de confrontación. Con ninguna de las personas que nos hemos encontrado a lo largo del camino”, contó Malanca.

Lewis no es un personaje ignoto en la Patagonia y el sur del país. Más bien lo contrario. Conocido también por su lazo de amistad con el actual presidente Macri, Lewis es asimismo dueño de un aeropuerto privado construido en el paraje Bahía Dorada, cercanías del Golfo San Matías, y 35 kilómetros de la ciudad rionegrina de Sierra Grande. Lewis es accionista del Grupo Pampa Energía, propietario a su vez de la distribuidora eléctrica Edenor.

En el presupuesto 2017, Macri le condonó tanto a Edenor como a Edesur dos deudas significativa que ambas compañías mantenían con CAMMESA, administradora mayorista de energía controlada por el EStado. “Nosotros hicimos la travesía, entre otras cosas, también para que los argentinos pudiéramos cerciorarnos si lo que había dicho el presidente Macri en una conferencia de prensa era verdad. Porque cuando le preguntaron por su estadía en la propiedad de Lewis en Lago Escondido, él dijo que había un sendero público, un paseo al que la gente podía acceder. Y había invitado a todos los argentinos a utilizar ese sendero para conocer el Lago. Bueno, quiero decirle al presidente que o está mal informado o se le ha escapado una mentira más. Porque ese sendero es muy difícil de acceder”, advirtió Malanca.

 

A %d blogueros les gusta esto: