Anuncios

“Sí se puede, el paro a Macri se lo hicimos las mujeres”

El Paro Internacional de Mujeres tuvo en Argentina un capítulo intenso, con movilizaciones en todo el país. En Capital, algunas acciones se llevaron a cabo en estratégicos símbolos del poder, como Tribunales, bancos y Parlamento. La marcha desbordó en todo sentido: en cantidad, diversidad, consignas y derivaciones. Nuestra crónica, escrita a tres manos, refleja qué nos hizo sentir hoy que las mujeres ocupemos la calle para parar a este mundo horrible.

 

Una

Colgado en el pecho, sobre una cartulina y con marcador, Ella escribió: “Acá están los ovarios que la CGT no tiene”; otra Ella eligió un cartón para gritar “Acá está la concha de tu hermana y la puta que te parió exigiendo respeto”; otra Ella llamada Vera llegó con sus compañeras paraguayas del barrio de Lugano con una lámina : “Que se acave el machismo”, así con la falta de ortografía del puño y la letra de esta costurera que adornó la frase con arabescos trazados con crayón; otras Ellas del Centro de Salud de Zavaleta llevan el grito “Basta de matarnos” pintado con marcador verde; la Ella de Suteba La Matanza llamada Maruca eligió colgarse la foto de Milagro Sala; la Mavi del Movimiento La Dignidad, el pañuelo verde de la Campaña Nacional por el Aborto Legal; la Raquel de Mumalá, un globo terráqueo en la cabeza, la Mava de Solano, la advertencia “No aparecemos muertas, nos asesinan”; la Mabel de Quilmes ,“Te parimos, te paramos y te decimos basta”; las de la UOM de Quilmes,“Baja de la edad jubilatoria”; la Madre Joven con su bebé de pocos meses, la aclaración “Yo no nací de tus costillas, vos naciste de mi útero”; La Madre de Verónica, la foto de su hija asesinada el 30 de junio de 2015 y el mensaje “Apagaron tu vida, pero nunca apagarán tu luz”; la Chica Vestida de Negro , una cartulina verde manzana que proclama “Perdí el miedo el día que te vi pegarle a mi amiga”;  la Chica de Remera Blanca una lección: “Celos no son amor, Acoso callejero no son piropos y Femicidio no es crimen pasional”; la Señora de Canas escribió en su abanico “Cansada de luchar por esto mismo desde los 60”; las Madres Por Un Futuro Sin Drogas de Pilar visten remeras naranjas, las de la UOM de La Matanza, camisetas como las de la selección de fútbol argentina y Las Cartoneras de Chacarita, mamelucos azules; La Nena de Remera Rosa sostiene “De mi cuerpo y mi vestuario reservate el comentario” y Las Veteranas de Pechera Blanca de Cetera del partido  Esteban Echeverría reclaman “Licencia por violencia de género para las trabajadoras de la educación”; las del FOB de Lugano en  color violeta acusan “El Estado es cómplice de los femicidios”; y la chica de Shorts de Jean se  pintó con marcador rojo en una pierna “Ni Una” y en la otra, “Menos”.

¿Más?

Las Ellas migrantes se vistieron con los trajes típicos de sus orígenes, las Bailarinas, de negro, otras de blanco y otras más de fucsia; detrás estaban Las Que Batían Tambores y más atrás, Las Que Soplaban Saxos ; allá Las Que Pintaban con Stencil el Asfalto y por allá Las Que Intervenían Carteles Publicitarios; en esa esquina el Grupo Fauno representa situaciones de violencia machista; en otra,  sacuden las caderas las Altas Guachas y allá un grupo de artistas construye una larguísima bandera con las siluetas de las mujeres víctmas de femicidios.

¿Más?

La Plaza de Mayo ya estaba repleta y todavía no habían ingresado las catorce cuadras de columnas coordinadas por el colectivo Ni Una Menos, que intentaba abrirse paso entre esa multitud de “sueltas” y también de “organizadas. “¿Por qué me tengo que correr a un costado para que pasen las columnas si estamos todas marchando por lo mismo?”, era la frase contra la que chocaban las mujeres que intentaban organizar la multitud, cortar el paso del tránsito y controlar la “seguridad” de la marcha.

¿Imposible?

No.

Difícil.

Lo lograron con paciencia y hasta el final del acto.

Luego fue el clásico show para darle de comer a la tevé, que en cada Encuentro Nacional de la Mujer se convirtió en un pogo clásico: fundamentalistas católicos vs. jóvenes furiosas. Y la policía y TN revolviendo ese caldo.

Ya a esa altura había quedado claro que esa diversa, amplísima y profunda diversidad tenía este día un solo reclamo y un claro destinatario: el postergado paro nacional que la CGT elude convocar.

Así en cada esquina en la que se detuvo la columna central y, en especial, al entrar a la Plaza de Mayo, se escuchó el hit de esta marcha:

“Si se puede

El Paro a Macri

Se lo hicimos las mujeres”.

Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark

Dos

Por primera vez en mucho tiempo se escuchó estos días un análisis político utilizando la palabra “desborde”. Fue en relación a la marcha de ayer convocada por la CGT. Las mujeres ya sabemos de eso: es una de las cualidades más bellas de nuestro movimiento y también la que crea más tensión.

El movimiento de mujeres desborda a todo y a todos.

Hoy se vio una vez más.

No bastó la hora que se había propuesto para el paro. En todos los lugares de trabajo se extendió el horario y  se hicieron medidas mucho más creativas que las escuchadas en la asamblea del Colectivo Ni Una Menos. En Tribunales, por ejemplo, las mujeres entraron con pitos, matracas, arrojaron papelitos y volantes al grito de “Se va a acabar la justicia patriarcal”.

Un grito firme y festivo que se replicó en escuelas, subtes, bancos y calles.

No hubo límite.

Nos los tenemos.

No alcanzaron las más de doce cuadras que ocupaban los cuerpos en la Avenida de Mayo. La marea se extendió a las  calles paralelas con banderas fuscias, violetas, rojas y verdes.

Tampoco es suficiente con mirar solo la marcha y leer su documento.

Antes, durante y después, grupos de mujeres realizaron todo tipo de acciones performaticas para denunciar las injusticias que las atraviesan.

A nosotras nos tocó ser parte de una con un mensaje: #NosotrasAbortamos para exigir una ley de abortoLloramos y gritamos hasta desahogarnos porque seguimos sin ley. Se la exigimos al Parlamento con el cuerpo y nuestras bombachas como bandera, interpelando con nuestro grito la performance de prensa que estaba haciendo justo en ese momento la vicepresidenta Gabriela Michetti acompañada por las legisladoras del bloque oficialista. Así les robamos las cámaras, que le dieron la espalda para registrar el enorme cartel negro que gritaba: “Aborto Legal YA”.

Las consignas a las mujeres nos exceden tanto como nos hermanan.

Estaban las que tenían pintado en rojo y en la cara “Puta y Gorda”, denunciando violencias. Otras de familiares o amigas de victimas de femicidios, con su propia lucha personal  colgada en el cuello en forma de foto. “Por las que están, las que no están y las que peligran”, cantaron a los gritos un grupo de mujeres con tambores y las caras pintadas de colores. Un sinfín de pañuelos verdes que señalaron nuestra complicidad para reclamar juntas y en la calle una ley de aborto.

El ritmo de las mujeres juntas va en contra de toda máquina.

Hay mujeres con bebes recién nacidos que dan la teta y los duermen en plena marcha. Otras que hacen rondas para pintar carteles, mientras toman mate juntas en el medio de la calle Saenz Peña. Abuelas con bastón que aplauden y vitorean cuando pasa la horda. Nenas que hicieron su propia pancarta con el grito  “Vivas nos queremos”. Chicas que descubren sus tetas en  plena Avenida Rivadavia para que otras se las pinten de colores con la frase “Sobre mi cuerpo decido yo”.

Mujeres que festejan y denuncian juntas a la vez.

Festejan lo que ese desborde indica: que ya estamos huyendo de los estrechos, opresores y violentos límites de este sistema, juntas.

Hoy perdimos el miedo a un paro general y desbordamos cualquier  tipo de estructura.

Eso es parar el mundo.

Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark

Tres

Borges advirtió que desde Aleph se puede ver todo el mundo.

Hoy ese Aleph tiene forma de concha.

No precisamente desde ese espacio biológico bajo el ombligo, sino desde esa sensación caliente, húmeda, potente, viva.

Hoy ese mundo todo, el que se ve desde ese Aleph no es este: es el mundo que está viniendo. Anticipó del territorio que estamos creando y criando.

¿Cuántas éramos hoy dibujando con los cuerpos las nuevas geografías?

Muchas.

Todas.

Todas en tanto distintas, variadas, sueltas y organizadas.

Hoy paramos para no nos quedarnos quietas.

Nos agarramos de las manos, nos mezclamos, nos abrazamos, nos empujamos, nos miramos, nos reconocimos, nos acompañamos.

Gritamos.

Cantamos.

Creamos.

El mundo huele podrido, pero hoy nuestro Aleph nos permitió intuir otro posible: ese que está llegando.

Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark
Fotos: Lina Etchesuri y Nacho Yuchark

Por La vaca.org

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: