Anuncios

Encadenados contra Barrick Gold: otro estudio demostró contaminación

Un juez de paz autorizó a Barrick Gold a reiniciar las tareas en la mina Veladero, San Juan, pese a un nuevo estudio que confirma la contaminación. Vecinos de Jáchal tomaron la Municipalidad para mostrar su rechazo a ese emprendimiento que provocó al menos dos derrames de tóxicos y cianuro en el último año. Exigen que se cierre definitivamente. El informe completo.

barrick2-620x264

Todo ocurrió en menos de 48 horas.

  • La justicia y el poder político avalaron la reapertura de Veladero, la mina de la multinacional Barrick Gold, que provocó al menos dos derrames en menos de un año.
  • La Universidad de Cuyo reveló en un muestreo que la contaminación no sólo persiste, sino que aumenta: ya hay tres de los pueblos del departamento en los que el agua no es potable.
  • Los vecinos tomaron pacíficamente la Municipalidad, y se encadenaron para evitar que los desalojen.

Desde el 13 de septiembre del 2015 la normalidad en San Juan ha pasado a ser una combinación entre causas judiciales, aprietes, rumores, vecinos movilizados e intendentes y jueces esquivos.

Pero desde el día siguiente del aniversario de aquel primer derrame de agua cianurada, que se recordó con un festival y una marcha masiva por las calles del pueblo, los tiempos se volvieron a acelerar: Se supo que el 8 de septiembre de este año había ocurrido otro desastre allá arriba, en la misma mina de la multinacional Barrick Gold.

Esta semana los vecinos vieron nuevamente correrse el límite. En un trámite express, la empresa que se mantenía cerrada preventivamente comenzó a operar otra vez por dictamen del juez de paz del departamento de Iglesia, Hugo Quiroga. El juez de la causa, Pablo Oritja, y su subrogante, se habían tomado licencia horas antes. Fue el martes 4 de octubre. Este miércoles, el informe regular de la Universidad de Cuyo que monitorea el estado de la cuenca de la zona halló altos niveles de mercurio en tres de los ocho pueblos que conforman el departamento de Jáchal, determinando que el agua allí “no es potable para consumo humano”. El informe fue realizado por el Laborfatorio de Análisis Instrumental y el Instituto de Medio Ambiente de la Facultad de Ingeniería de dicha Universidad.

Por eso la Asamblea Jáchal No Se Toca decidió instalarse en la Municipalidad de Jáchal: algunos de sus integrantes se encadenaron a columnas internas para evitar ser desalojados.

Intentan demostrar así que están dispuestos a continuar las medidas de lucha, ante la catarata de evidencias que les dan la razón. “Que se construya un comité de crisis. Que se haga una ordenanza en la que se genere la emergencia agropecuaria y una medida judicial donde se incorpore los análisis”, enumera el asambleísta Saúl Zeballos desde adentro del edificio, en contacto con lavaca. Al intendente Miguel Vega lo dan como “desaparecido en acción”.

El informe

La Universidad de Cuyo investigó diferentes localidades y determinó tres focos de problemas: Mogna, Tambería y Pampa Vieja. En el caso de Mogna, “en el mes de julio se detecta una traza de mercurio”, relata la hidróloga Virginia Carpio, quien subió en dos oportunidades a Veladero. “En este nuevo estudio, que es del mes de agosto, los niveles de mercurio están por encima del Código Alimentario Argentino: lo normal es 0,001 y están en 0,004”, explica. Es decir: los niveles no sólo persisten, sino que van en aumento.

No sólo eso: aparecieron elementos que antes no se registraban. Sobre los otros lugares afectados, Tambería y Pampa Vieja, informa: “Bacteriológicamente están bien, pero químicamente tienen presencia de elementos por encima del Código Alimentario Argentino. Y además surgen trazos de mercurio, cosa que meses atrás, en los otros análisis, no se detectaba”.

Mirá el informe completo acá.

Los lugares analizados fueron 13 en total, siendo estos tres pueblos los más afectados: el agua que toman allí los vecinos no es potable. Sobre el resto, en algunos casos se encontraron niveles no aptos para el ganado ni para la irrigación: “El río Jáchal está re mal, el agua no sirve para bebida de ganado ni para irrigación. Se van incrementando los elementos tóxicos. El aluminio y el manganeso están por encima de lo admisible”, cuenta Saúl Zeballos.

La hidróloga Carpio confirma: “Nos amparamos en el Código Alimentario Argentino, la Organización Mundial de la Salud y la Ley de residuos peligrosos. En el caso del agua del Jáchal, la contaminación supera los límites que plantean estos organismos”.

En otros puntos de la misma cuenca, también se ve que “diferentes sustancias están por encima de los niveles que dice la legislación”, dice Carpio. “Son metales acumulativos en el organismo, que rompen la cadena trófica. Podés comprar agua mineral para beber, pero, ¿qué pasa? Vos consumís la verdura de acá, los animales que pastan acá. Entonces te seguís intoxicando”.

Carpio ayuda a interpretar los datos fríos: “El principal hallazgo del informe es que se está afectado todo el acuífero. Es muy difícil remediar la situación, de revertirla. El agua del río ya de por sí viene altos índices de manganeso y mercurio. Y cada vez que hay un evento de la mina, eso repercute en toda la zona. Eso es lo que se comprueba”.

La causa

La investigación de la UnCuyo fue solicitada por la Municipalidad de Jáchal como parte del reclamo de la Asamblea Jáchal No Se Toca para que se realicen muestreos sistemáticos para determinar el estado de las aguas de la zona, y la variación respecto a los niveles de base y los establecidos por los estudios en el marco del derrame.

La UnCuyo ya había realizado un informe contundente sobre el impacto del derrame de 2015, dado a conocer en el mes de octubre de ese año, en el cual también había encontrado valores por encima de la calidad apta para el consumo humano, la vida acuática y los animales.

http://www.lavaca.org/notas/un-informe-una-nota-y-una-intimacion/embed/#?secret=iDEY7P5nur

Esta vez las responsables a cargo del estudio fueron la licenciada María Esther Barbeito y la ingeniera María Ruth Clausen, ambas pertenecientes a la UNCuyo, y durante el muestreo estuvieron presentes miembros de la Asamblea, representantes de la Universidad Católica de San Juan y de la municipalidad de Jáchal.

El informe se conoció justamente esta semana,  en el momento en que Barrick era rehabilitada a operar por la justicia provincial.

El nuevo derrame y el posterior estudio resultan una evidencia más en la causa que investiga el accidente de hace un año, en la cual el juez provincial Pablo Oritja procesó a 7 empleados de Barrick Gold. Esta vez, el 14 de septiembre el juez ordenó cerrar preventivamente la mina. A la semana, se tomó licencia para irse de vacaciones a Estados Unidos con su familia.

La nueva causa tuvo así tres jueces distintos en una semana. Tanto Oritja como la jueza de paz de Jáchal, Silvia Rodríguez, están de licencia.

Entonces, la determinación de habilitar de nuevo la explotación de la mina de oro y plata recayó en Hugo Quiroga, juez de paz de Iglesia, el otro departamento afectado. ¿Cómo se comportó este juez?: “A las 9 y media de la mañana dijo que se iba a demorar 48 horas en una resolución y a la hora convocó a una conferencia de prensa para mostrar la resolución firmada. Eso demuestra que el poder judicial no es independiente: le pasaron la sentencia y él firmó” interpreta Zeballos. ¿Quién se la pasó? “El gobierno”.

La resolución levantó la cautelar contra la minera canadiense: el martes 4, Barrick volvió a funcionar normalmente.

En la conferencia, el juez Quiroga aseguró que “los organismos que tienen intervención en la investigación”, como Control y Gestión Minera, “han cumplido con lo solicitado por el magistrado Pablo Oritja”, antes de partir a EE.UU.

¿Es decir que ya está todo solucionado? “No, le han dado hasta diciembre a la empresa para que termine de solucionar lo que le habían pedido”, dice Zeballos, reflejando cómo se da vuelta el principio precautorio. En efecto, Barrick presentó un plan general de trabajo para ajustar medidas de seguridad. “También dijeron que iban a controlar, que se iban a tomar medidas”, completa rememorando las promesas empresariales y gubernamentales tras el derrame de millones de litros de agua con cianuro el año pasado.

Los reclamos

Hoy la Asamblea Jáchal No Se Toca decidió tomar pacíficamente la Municipalidad de Jáchal y algunos de sus integrantes se encadenaron a las columnas internas para evitar ser desalojados.

También presentaron una solicitud para constituirse como querellantes en la causa ante este nuevo hecho, algo que les había negado el juez Oritja.

La justicia ante una situación tan delicada quedó en manos de un juez de paz, mientras el intendente desapareció del mapa, y el poder político provincial celebra la reapertura de la mina.

Los vecinos sintetizan su proyecto inmediato: “Aguantar todo lo que se pueda”.

Acaso lo mismo de siempre.

por lavaca.org

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: