La Barrick nos sigue contaminando.

Al cumplirse un año del derrame de cianuro en la mina Veladero en San juan, entrevistamos a Marcela Alonso de la “Asamblea Jáchal no se Toca” sobre los efectos de los reiterados derrames de cianuro en las napas y sus efectos sobre la población.

 jachal

AM-Describinos un poco como es Jachal y su cercanía con la megaminera de la Barrick.

MA-Jáchal es una ciudad que se ubica a 160km. de la capital de San Juan y a 90km de la mina. Para llegar allá son caminos sinuosos que necesitas a veces ocho horas de viaje, porque subís la Cordillera.  Esta mina está ubicada sobre nuestro tanque de agua. El valle de lixiviación tiene una extensión de 25 hectáreas o sea, lo que equivale a 25 estadios de fútbol y ocupa 10 millones de litros de agua por día. Nosotros somos un pueblo del desierto, toda nuestra vitalidad está dada a partir del agua. Ellos nos envenenan el agua y el agua viene hacia abajo. Muy pocas veces el cianuro va a aguas superficiales, pero sí a las napas, las aguas subterráneas, que son afectadas también por esto. Si está envenenada el agua desaparecemos como pueblo y un poco más arriba está otra comunidad que se llama Iglesia, hablamos de más de 30mil habitantes que están afectados por esto. No tan sólo nosotros, sino también las provincias por donde va el lecho del desaguadero que es el Río Colorado que atraviesa las provincias de San Luis, La Pampa, Río Negro hasta salir al océano Atlántico.

– ¿Ustedes en la zona qué producen?

Siempre ha sido ganadería catrina y de autoconsumo. Todos acá viven de su huerta, producción de cebolla, de membrillo y de tomate. Es un valle y el río es el que provee de agua para el riego porque acá no hay humedales, es muy seco el clima, entonces se trae el agua por canales y acequias a las distintas fincas y se riega. La mitad de la población es agrícola y la otra mitad, que es la que vive en la ciudad tiene otros trabajos como empleos públicos.  Se cerraron dos o tres fábricas que había y lo que se está cerrando ahora es la producción, haciéndonos creer que solamente podemos vivir de la minería.

-En lo que tiene que ver con la producción, ustedes a partir de este primer derrame de cianuro del que se cumplió ya un año. ¿Tuvieron consecuencias directas?

-Sí, porque empezaron a haber sequías, se pudrían los productos y también el efecto se ve reflejado en las hojas de los árboles, se empiezan a poner marrones a los costados y empiezan a producir menos cantidad de frutos. En los animales también estamos viendo ciertas características. Obviamente no se han venido a hacer ningún tipo de estudios de la salud de las personas, ni de los animales, ni de las plantas… todo está tapado. El hospital que hay acá es de paso, no se han hecho estadísticas sobre la cantidad de muertes que hay, que han aumentado, no por accidentes, sino por enfermedades. Pero cuando vas al hospital a pedir estadísticas todos se murieron de paro cardiorrespiratorios.

– ¿En qué situación están hoy? ¿Cómo fue este derrame nuevo que se produjo hace unos días?

-En el primer incidente un empleado de la Mina nos avisó por mensaje de texto. En este segundo incidente estábamos haciendo un recordatorio de lo que había pasado hace un año, vinieron artistas a acompañarnos en esta lucha y el día 14 nos enteramos por una pelea de pasillo de políticos que había habido otro derrame. Y se fue a hacer la denuncia en la Gendarmería. Al otro día el Gobernador confirmó que sí, que había habido un derrame. Suponemos que ha habido más derrames por los análisis del agua que aparecen más metales pesados en determinadas épocas y más cianuro río abajo.

-Cuando fue el primer incidente el año pasado, se habló de que se iban a colocar cámaras de control de la policía minera ¿Ocurrió esto?

-No, nunca ocurrió y ahora vinieron con la misma excusa, el mismo señor gobernador apareció acá, fue tanto el enojo de la gente que le decía que cierre la mina y él nos decía que no podía y bueno, se produjo un altercado donde fue atacado a huevazos por el mismo pueblo. Ya estamos cansados de todo esto, tapan con un huevo 5 millones de litros de cianuro. Lo que se ha mostrado en los medios es: “pobrecito el Sr. Gobernador, el hace lo que puede”

-La empresa dice que no hay glaciares en la zona, pero por otro lado dice que la rotura se debió al corrimiento de un glaciar…

-Es como que yo te diga no pinté y tengo las manos llenas de pintura… es así. Ellos se agarran de un manual internacional que dice que: glaciar se considera a las masas de hielo que tienen una extensión mayor a una hectárea. Con este criterio ya destruyeron varios glaciares y la Ley de glaciares de la Argentina dice que se considera glaciar a toda masa de hielo que este en cualquier cerro de la República Argentina. Queremos que se aplique la Ley desde su origen y no con reformas de un manual internacional que tiene que ver con este modelo extractivista de saqueo y de opulencia de las multinacionales.

-Cuando fue el incidente del año pasado hubo un comunicado oficial que publicaron en la página de la Barrick Gold reconociendo el derrame de cianuro. En este caso ¿Tuvieron ustedes un informe oficial?

-Hicieron el informe después de que nosotros denunciamos. Te lo hacen con explicaciones técnicas, pero no te dicen que se derramaron 2.300.000 litros de solución cianurada al río. Empezaron con 15.000 litros, después con 240.000, después con 1.074.000 en el primer derrame. Según el informe del hidrogeólogo Robert Moran, que fue perito de parte nuestra, fueron más de 5.000.000 de litros, que en la Justicia Federal si lo aseguran y en la local siguen con 1.074.000 litros. En este nuevo derrame, un “cañito” de 18 pulgadas, o sea como medio metro de diámetro, ese “cañito” le cayó un glaciar arriba y lo partió… traslada 1.000 m3 de agua por hora. Estuvo volcando 23hs. son 2.300.000 litros de solución cianurada. Ellos te dicen “no, pero no fue al río…”, sí. pero fue a las napas hermano. Y las napas es el agua que tomamos nosotros, y es lo que van a tomar los de San Luis, La Pampa y Río Negro hasta llegar al océano atlántico.

-Cuando se dice de cerrar la Mina lo primero que salen a decir es que lo que corre peligro son los puestos de trabajo de los empleados de Veladero si se frena el proyecto. ¿Cuál es la realidad de la inserción laboral de una mina?

-La cuestión es que ellos dicen que hay 3.000 personas trabajando allá arriba en forma directa o indirecta. De Jáchal son 36 personas. No por cuidar 30 puestos de trabajo en Jáchal vas a sacrificar a todo un pueblo, todos los animales y a todo el medio ambiente.

-Con respecto a los reclamos que hacen desde la Asamblea con el monitoreo de agua abajo y sedimentos ¿Tuvieron algún tipo de respuesta del Intendente o algún poder político provincial o nacional?

-Hemos pedido que se haga esto hace tres meses y recién después del incidente con el Gobernador ha salido el intendente a decir que sí, que los va a hacer. Pero sabes lo que hacen… porque nosotros mensualmente hacemos análisis y cada vez aparecen más metales pesados… yo digo que tenemos toda la tabla periódica en los análisis. Pero el nunca sale a dar a conocer a la comunidad. Está violando la Ley de información pública. No nos interesan tanto los análisis porque para que si nos enteramos todos los días que estamos envenenados, nosotros queremos que cierre la Mina y que no nos pongan ningún emprendimiento más allá arriba en la cordillera.

– ¿Ustedes internamente cómo están? Porque transcendió la noticia de que hay un Diputado Nacional, Eduardo Cáceres que en algún momento perteneció a la Asamblea y que ahora está negociando con las empresas, con las nuevas inversiones…

-No, Eduardo Cáceres es un diputado nacional que vino acá de la mano de Bergman y no lo dejamos hablar, lo sacamos, lo corrimos de la Plaza pública. Él es el que hace el lobby minero junto con nuestro gobernador en Mini Davos, en China y en donde pueda, para ofrecer nuestras montañas. Él es uno de los responsables de entregarnos. Los que estaban acá dentro de la asamblea en un primer momento fueron el actual Intendente, el actual Diputado y ex intendente, los Concejales del oficialismo que ahora se han olvidado de las promesas que nos han hecho y ahora nos entregaron. Ya no confiamos más en empresas, ni en el Gobierno Nacional, ni en el Gobierno Provincial, ni en el Municipal… se nos está sacrificando a una población a costa de mucho dinero para los dirigentes.

 

Por Fabián Agosta y Julia Biagioli.

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen

Escucha la entrevista

 

A %d blogueros les gusta esto: