Radio Nacional para algunos

El control arbitrario de contenidos y la censura son moneda corriente en las delegaciones de Radio Nacional de Neuquén y Río Negro. Ya son tres los programas que se levantaron sin previo aviso. Aatrac denunció a la directora Dalila Pinacho en el Ministerio de Trabajo por maltratos. En una emisora rionegrina se habla de una “lista negra”.

Radio Nacional Neuquén y una delegación de Río Negro están atravesando graves situaciones de agresiones, maltratos, censura y hostigamientos. En la capital neuquina ya se levantaron sin previo aviso ni justificativo tres programas durante este año, incluso uno aún no había salido al aire.

Mauricio Rojas, conductor del programa de la primera mañana de la emisora fue apartado de su cargo sin posibilidad de despedirse. “El lunes 17 de julio después de más de un año la directora me notificó que había sido mi último día como conductor del espacio. La situación estaba tensa desde el principio porque nos prohibió pautar notas sin su consentimiento, leer gacetillas que no eran autorizadas por ella e insistía en pautar las preguntas para las conferencias de prensa, siempre pensando como mujer del PRO, no como directora de una radio”, explicó el periodista.

El programa “Viento Sur”, conducido por los reconocidos periodistas Marcelo Pascuccio y Héctor Mauriño también fue levantado del aire luego de varias situaciones incómodas para los conductores. “Dejamos de hacer este programa porque no aceptamos que nos presionen para hacer otro tipo de periodismo que colisiona con nuestros principios. No toleramos tampoco el maltrato a que quieren someter”, aseguró Mauriño en el último programa.
Desde que asumió como directora, Pinacho levantó la bandera de la pluralidad de voces, pero evitó darle lugar a temas de agenda, como los reclamos por el tarifazo y no autorizó la cobertura de la visita del periodista Pedro Brieger porque “tiene juicio con la empresa”.

El caso más reciente es el de una locutora que recibió sin explicaciones un telegrama de despido. Estaba en planta y había accedido al puesto mediante un concurso público. El despido -digitado por Pinacho- quedó sin efecto porque los sindicatos del sector estaban en ese momento en una negociación paritaria, por lo que plantearon que no iba a haber ningún tipo de acuerdo con desvinculaciones.

La abogada, sin experiencia en medios ni como funcionaria pública, era representante legal de Joe Lewis, el millonario y empresario inglés que expropió el Lago Escondido y no permite el uso público garantizado por las constituciones provincial y nacional. Vive hace algunos años en la capital provincial y tiene un estrecho vínculo con el gobierno nacional.

Denuncia por maltratos en el Ministerio de Trabajo

El 19 de julio la Asociación Argentina de Trabajadores de las Comunicaciones (Aatrac) presentó una denuncia ante el Ministerio de Trabajo de la Nación por maltratos contra Pinacho.

Aseguran que existe censura previa, discusiones y mal desempeño en el cargo.

El delegado de Aatrac, Esteban Rodríguez, explicó que Pinacho “quiere hacer una radio de acuerdo a su perfil político y manda a los trabajadores a lavar los platos”.

Censura y listas negras

En Río Negro la situación es más compleja, al punto que 8300 manendrá reserva de los nombres de las personas que entrevistó para la nota, así como también el lugar donde ocurren los hechos, con el fin de evitar mayores persecusiones.

En la delegación de Radio Nacional los cargos directivos están vinculados con políticos y gente poco relacionada al ámbito de la comunicación.

Por trascendidos se supo que jefe a cargo alertó a cinco trabajadores y trabajadoras que se cuidaran porque estaban “en una lista negra” y los estaban escuchando todos los días. Además se prohibió decir “todos y todas”.
Tampoco se puede sacar a nadie de partido políticos vinculados al kirchnerismo.

Al igual que sucede en la delegación Neuquén varios conductores y conductoras fueron sacados del aire.

El control de contenidos es exhaustivo y tiene que ser autorizado por la dirección. “Naturalizas las agresiones y sentís que es algo normal. El hostigamiento es diario. Siempre hay agresiones hasta que dejas el programa que estás haciendo o te sacan del aire sin avisarte”, expresó un trabajador de Radio Nacional Neuquén.

Por María Galeazzi8300.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: