Defender la alegría

El recorte en las políticas socioeducativas llevadas adelante por el gobierno nacional afecta a más de mil chicos y chicas en Bariloche. Mientras que el gobierno acelera la desinversión en políticas públicas, los pibes optan por defender con alegría los derechos conquistados.

 Los programas dados de baja en nuestra ciudad son: el Plan FINES, los Centros de Actividades Juveniles (CAJ), Los Centros de Actividades Infantiles (CAI), la Orquesta del Bicentenario, las Orquestas Barriales, los Coros del Bicentenario y el Programa Conectar Igualdad.

Estos programas equiparan derechos, achican la brecha entre los pibes de mayores y menores recursos, promueven el derecho al arte y la cultura, el acceso a la tecnología y principalmente promueven la alegría, ese estado de bienestar, difícil de cuantificar en los datos macroeconómicos de un país.

¿De donde venimos?

 Las políticas públicas para niñez y adolescencia logradas en los últimos 12 años no fueron una concesión de los sectores dominantes, sino más bien, el fruto de la lucha de un pueblo movilizado que entendió que apostar por los pibes era apostar por el futuro de la patria.

En los noventa, mientras se desmantelaba el Estado y se lo reducía a la práctica de políticas focalizadas y asistencialistas, nacía el movimiento de los Chicos del Pueblo dentro de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA). Desde este movimiento surgió la consigna el “hambre es un crimen”, el borrador para la Asignación Universal por Hijo y, en tiempos mas recientes, “ni un pibe menos” y “ningún pibe nace para chorro”. La concreción de la Asignación Universal por Hijo se logró materializar durante el primer mandato de Cristina Fernández y es tal vez la mejor política pública en materia de niñez y adolescencia de las últimas décadas.

Otras políticas socioeducativas de alcance nacional se fueron gestando principalmente desde el 2008 y tuvieron una perspectiva de universalidad e integralidad como nunca antes en la historia argentina.

Hoy, con la excusa de achicar el déficit fiscal heredado del gobierno anterior, la gestión de Mauricio Macri inicia el cierre de diversos planes y programas, acompañados de cuantiosos despidos en el sector público. La propuesta de transferencia de estos programas a las provincias, que sugirió el ministro de Educación, Esteban Bullrich, es lo más parecido a las políticas de descentralización que llevó adelante el menemismo cuando transfirió las escuelas nacionales a la orbita provincial.

Veamos a que apunta cada uno de estos programas para entender qué derechos afectan y poder ponerle caras a esos miles de pibes de nuestra ciudad que pierden un derecho conquistado e importantes herramientas para insertarse en una ciudad fragmentada social y económicamente.

Conectar Igualdad.

 Conectar Igualdad es un programa creado en 2010 que busca achicar la brecha digital entre los pibes que tienen acceso a las nuevas tecnologías y los que no. Que cada chico reciba una netbook al término de la escuela media es una de las metas que propone el programa para apuntalar la retención escolar. En este sentido, Conectar Igualdad entregó cinco millones y medio de computadoras para escuelas públicas secundarias, escuelas de educación especial, institutos de formación docente y además se entregaron siete mil computadoras para escuelas primarias, en los últimos seis años.

El programa también desarrolló un software de uso libre que se llama “Huaira” y que les permite a los adolescentes ingresar a las nuevas tecnologías sin depender del sistema operativo de Microsoft (que es pago), fomentando el desarrollo de software creado en nuestro país.

Se calcula que hubo más de 1000 despedidos de este programa en todo el territorio nacional, incluyendo a los trabajadores de Río Negro.

Para entender cómo puede impactar la tecnología en lugares y poblaciones con poco acceso a ella escuchemos a Luís Fernández, tallerista de radio en el CEM 41 de Pilcaniyeu: “Al principio, nosotros trabajábamos con casete de cinta, trabajábamos con grabadores de mano. Y, cuando llegó la netbook, comenzamos a explorar un poco este mundo, nos encontramos con “Audacity” y empezamos a usar las herramientas para la edición de sonido”.

El Conectar Igualdad es uno de los primeros programas desarticulado por el ministro de Educación Esteban Bullrich, pese a que, cuando visitó nuestra provincia en el mes de enero, había prometido lo contrario. Así funcionan los valores republicanos de Cambiemos.

 

Orquestas y Coros del Bicentenario.

 El programa de Coros y Orquestas para el Bicentenario nació en nuestro país en el año 2008 con el objetivo de mejorar el acceso a los bienes y servicios culturales y estimular el contacto y el disfrute de la música, de niños, niñas y adolescentes. En el 2013 el programa inicio sus actividades en Bariloche, llegando a 85 chicos entre 10 y 24 años de toda la ciudad e incluyendo a algunos que ni siquiera estaban escolarizados. La orquesta tiene un índice de deserción de menos de la mitad que el de las escuelas medias y se torna también una estrategia para colaborar en la retención escolar, una de las mayores dificultades en las escuelas secundarias de los barrios altos de Bariloche. El programa depende del área de políticas socioeducativas del Ministerio de Educación de la Nación y se ejecuta a través del Ministerio de Educación y Derechos Humanos de Río Negro mediante un convenio firmado entre Nación y Provincia. Ante la falta de definiciones y la falta de los convenios correspondientes, la orquesta realizó una presentación en el Centro Cívico exigiendo la continuidad del programa. Otro botón de muestra que los pibes y las pibas empoderados en sus derechos van a defender las conquistas logradas de formas novedosas y con alegría.

En el barrio de Villa los Coihues, en el marco de las orquestas barriales, más de 35 chicos aprendían percusión, flauta, violín y chelo. Este programa también fue dado de baja.

“A principio de año nos quedamos sin orquesta. Cuando hicimos el reclamo al Ministerio de Educación nos dicen que, como los fondos eran de Nación y hoy esos fondos ya no existen, la orquesta tampoco” denuncia Jorgelina Mazuco directora de la escuela 324. En este caso, los propios niños comenzaron una junta de firmas para que no se cierre la orquesta.

Los coros del bicentenario son cuatro en la ciudad y atraviesan el mismo problema que las orquestas.

Plan de Finalización de Estudios Primarios y Secundarios (FINES).

El plan FINES es un programa creado para lograr que los alumnos que adeudan materias de la escuela secundaria y los adultos que no pudieron realizar la misma cuando fueron adolescentes, puedan concertar sus estudios y obtener el anhelado titulo secundario que puede abrir la puerta a nuevos estudios o trabajos mejor remunerados.

En Bariloche, el plan FINES fue cursado en 2015 por 200 personas, principalmente por mujeres de cooperativas de trabajo (muchas de ellas habían abandonado la secundaria por haber quedado embarazadas durante la adolescencia); y por trabajadores municipales que a partir de concretar el titulo secundario mejoran su percepción de haberes.

Para este año la proyección era de 250 personas. La supresión de este programa no sólo perjudica a quienes se anotaron para este año, sino también que deja sin respuesta a los más de 140 alumnos que terminaron su primer año durante el 2015 y que este año completaban el fin del ciclo y el ansiado titulo.

“Es un programa sumamente importante que le da la posibilidad a muchos chicos y adultos de terminar la primaria o secundaria. Con su política neoliberal y conservadora, el gobierno nacional de Macri está atentando duramente contra la educación”, denunció el secretario general del gremio docente de Bariloche, Edgardo Straini.

 

CAJ y CAI.

 Los Centros de Actividades Infantiles (CAI) es una propuesta de fortalecimiento de trayectorias escolares de niños y niñas que requieren de una atención más focalizada.

Los Centros de Actividades Juveniles (CAJ) proponen diferentes acciones y talleres en espacios alternativos al horario escolar. Talleres de fotografía, de radio y música fueron algunas de las propuestas que se desarrollaron bajo esta modalidad.

Esta política es ejecutada por el Ministerio de Educación provincial con fondos nacionales. Al igual que el resto de los programas financiados por el Ministerio de Educación de la Nación, se suspendieron las transferencias de las partidas presupuestarias a la provincia y de ésta a los programas.

En Bariloche son 8 los CAJ que estaban funcionando durante 2015.

Volver a los 90.

 Hoy, al igual que en los 90, se plantea desde el gobierno nacional que las provincias se encarguen de sostener estas políticas socioeducativas. Difícil tarea de concretar dado el alto nivel de endeudamiento que tienen las mismas y la alta dependencia de los recursos del Estado nacional. Por otro lado, dejar libradas las políticas socioeducativas a la voluntad de las provincias no hace más que generar desigualdades y asimetrías entre provincias ricas y pobres. El Estado nacional más bien tiene que intervenir para achicar esas asimetrías y brindar una plataforma de derechos de carácter universal a todos los pibes de la patria. De la mano de estas políticas el regreso a los 90 parece estar a la vuelta de la esquina.

Sin embargo, el estado de movilización, la maduración de los movimientos de base y las redes que se fueron gestando en la ultima década, demuestran que aun no se está a la defensiva, sino mas bien todo lo contrario. Como lo demuestran los propios pibes, ganando la calle con sus instrumentos y melodías, defendiendo derechos conquistados y principalmente defendiendo la alegría. Hacia allá vamos, sin prisa pero sin pausa.

 

Por Equipo de Comunicacion Popular Colectivo AL Margen

A %d blogueros les gusta esto: