Milagro Sala es una presa política

La defensa de la mujer. La organización desde las escuelas. La tierra para quien la trabaja. La identidad propia y rebelde. La política como herramienta de lucha y disputa.
Que no se atrevan, que ni lo intenten. Un pueblo que lee, respeta, juega y cree es un pueblo difícil de engañar. Nuestras páginas patalean, se retuercen, amagan con rendirse. Pero juntan aire, entran bocanadas del aire que corre por los patios de sus escuelas, sus barrios, sus centros culturales, sus chacareras. Se instala en alguna mano amiga que quiera escribir y grita: Milagro Sala es una presa política.

Por Equipo de comunicacion Popular Colectivo Al Margen.

A %d blogueros les gusta esto: