Bienvenido 2016.

La consigna volvimos a los 90, de algún modo busca cierto amparo en sentir que sabemos lo que se viene. Porque ya lo (sobre)vivimos.
El cuerpo no se olvida. De eso estamos seguros. El olor a gas es el mismo. Los gritos suenan parecidos cuando de escapar se trata. La sensación de que el mensaje es uno: las próximas son de plomo, apremia como en aquellos puentes de los 90.

Pero no nos confundamos. No podemos hablar de volver a lo mismo. No lo hagamos si los muertos y los desempleados son distintos. No lo hagamos porque tal vez eso invite a pensar que ya sabemos como ganarles. Y no podemos darnos ese privilegio.

Bienvenido 2016. Bienvenida la necesidad de tomar las aulas, llenar las plazas, silenciar las balas, ahogar los humos. Bienvenida la resistencia, la oposición, la creatividad, la ternura.
Bienvenidos todos aquellos que quieran seguir formándose para encontrar distintas formas de defender lo que es nuestro por derecho.

Bienvenido 2016. Desde nuestras páginas te lo advertimos, no te tenemos miedo.
Del Colectivo Al Margen no se bajó ni un pasajer@.
Porque acá no se rinde nadie.

A %d blogueros les gusta esto: