Lo que el fuego nos dejó

Nombres conocidos o no tantos, intereses privados y políticos que no siempre juegan para la mayoría se entrecruzan en esta historia que nos toca (o quema) bien de cerca. Mientras la nube que emana de los volcanes nos hace mirar el cielo con más deseos de buenos días que de costumbre, retrocedemos unos meses en nuestras vidas hasta situarnos en el último de nuestros veranos.

Pensamos en tragedia y volvemos a pronunciar la palabra “INCENDIOS”.

Pensamos en qué términos la representan y brotan de nuestras bocas sinónimos exactos que, por encima de las definiciones que ofrecen los diccionarios, dan ideas cabales de lo sucedido. En voz baja, como para que no regresen, enumeramos destrucción, bellos lugares que por mucho tiempo ya no serán como los conocimos, humo, desesperación y otros tantos cargados igualmente de la misma pesadilla.

Pero también, por suerte y una vez más (¿cuántas van?, ¿cuántas seguirán?) descubrimos lucha, organización y movilización enfrentando saqueos y zancadillas.

¿De qué lado está David y de qué lado Goliat? Puede que, como sociedad, en nuestras manos esté la respuesta.

 

Foto: Chino Leiva

Foto: Chino Leiva

 

Nora Corvalán integra la Asamblea Permanente por el Bosque, organización popular que lucha desde las diferentes localidades afectadas para que las cosas cambien, para que entre muchos tomemos conciencia, nos juntemos, elaboremos estrategias y, por qué no, logremos alguna vez que los responsables del desastre –ya sean empresas, emprendimientos o particulares– tengan nombre y apellido y no se acuse sin razón a incontrolables rayos y demás agentes naturales.

“La primera reunión que tuvimos fue el 28 de febrero, luego de que comenzaran los incendios de Cholila y el entorno del Río Turbio. Ese día nos reunimos cerca de 60 personas en la plaza de Puelo, y en medio de la indignación por lo que estaba sucediendo y mientras hacíamos catarsis y analizábamos cómo actuar, se desató el incendio inicial en este Parque Nacional y tuvimos que ponernos a luchar contra las llamas que amenazaban nuestras viviendas.

Al día siguiente volvimos a juntarnos en el anfiteatro –cosa inédita en este lugar, ya que el espacio público no suele ocuparse y ya éramos muchos más de 300, en su mayoría vecinos de esta localidad y de El Bolsón. A partir de ahí quedó conformada nuestra asamblea, se hicieron dos marchas multitudinarias y desde entonces nos juntamos cada domingo.”

 

AM: ¿A qué número asciende la cantidad de tierras arrasadas por el fuego?

NC: Aunque el poder político diga otra cosa, si sumamos lo ocurrido en El Turbio, Puelo, Cholila, Los Alerces y alrededor de 20 focos más, tenemos más de 60.000 hectáreas quemadas con todo lo que eso implica e incluye: pensemos en bosques nativos y en toda la flora y la fauna.

La gran sensibilidad que causó en la población lo que ocurrió en este último tiempo, puso en clara evidencia varias cuestiones: por un lado, el desmanejo público que se ha hecho y se sigue haciendo con la tierra y la autorización a negociados inmobiliarios que violan lo establecido por la Ley de Bosques en lo que refiere a la prohibición de venta de zonas catalogadas como “rojas”, que son las que conforman los bosques nativos. Pero por otro está lo que hace tiempo venimos denunciando desde la Asamblea Comarcal contra el Saqueo y la Unión de Asambleas Patagónicas (UAP) referidas a la enorme cantidad de permisos mineros otorgados en Río Negro y Chubut.

 

AM: Pasado el tiempo, ¿cómo vivieron las primeras reacciones que se tomaron desde el Estado para hacer frente al fuego?

NC: En lo local, te diría que hubo una descoordinación total. No se sabía si tenías que abandonar tu casa o no. La policía, por ejemplo, pasaba y gritaba desde el móvil “¡Evacúen!”, pero al mismo tiempo los curiosos ingresaban al parque a mirar… Lo que se vio en principio fue falta de reacción y equipamiento. Como contrapartida, algo que sí estuvo copado fue la organización que se dio entre la propia gente del barrio.

 

AM: Una vez que las llamas se extinguieron, ¿te parece que cambió algo en la población?

NC: En Puelo lo que hay es un rechazo y una preocupación muy grande por el tema de los incendios. Esto se nota en las escuelas, donde se sigue trabajando el tema. En lo que refiere a venta de tierras, gracias a información que se hizo pública, mucha gente está tomando real dimensión de esta problemática. También hay cosas que te resultan inverosímiles; por ejemplo, yo tengo frente a mi casa el Cerro Tres Picos, y la verdad ¡te cuesta creer que sea de un privado!

 

AM: Volviendo a la ASAMBLEA PERMANENTE POR EL BOSQUE, ¿cómo se organizan para llevar adelante las tareas que realizan?

NC: Nos dividimos en comisiones: Una es la de “Organización Barrial”, porque mas allá de cuestiones burocráticas que impiden su conformación, entendimos que tenemos que fortalecer la tarea que llevaríamos adelante desde las Juntas Vecinales para, entre otras cosas, reunirnos con bomberos y brigadistas para saber con qué elementos contamos y qué medidas preventivas tener en cuenta en caso de tener que enfrentar nuevos incendios. Otra es la de “Educación y Reforestación” que está trabajando junto a la Escuela Agrotécnica 717 de Radal. También está la de “Capacitación” con la que ya realizamos tres talleres: uno referido a “Ley de Bosques”, ya que nos dimos cuenta que desconocemos las leyes que están vigentes y los otros a conocer quiénes son los dueños de la tierra y minería. Tenemos además la de “Prensa”, con la que realizamos spots para difundir quiénes somos y qué hacemos, y por último la de “Acción Legal” que se ocupa de los pedidos de informes que hacemos al Fiscal Oscar Oro de EL Hoyo (quien lleva adelante la investigación) y demás entes gubernamentales.

Foto: Chino Leiva

¿Por qué arden nuestros bosques?

Federico Soria es Licenciado en Turismo y Técnico en Manejo de Conservación de la Naturaleza especializado en Manejo de Áreas Naturales Protegidas. Actualmente organiza charlas a las que denomina “¿Por qué arden nuestros bosques?”

FS: Lo que estoy haciendo es vincular los incendios con cuestiones relacionadas al modelo extractivista y la posibilidad de emprendimientos mineros en zonas afectadas, el marco legal vigente y algunas decisiones que se están tomando en lo que refiere al denominado “negocio verde” y los emprendimientos inmobiliarios.

 

AM: Muchos de los temas que abordas están cargados de tecnicismos y datos ¿Cómo volcás estas temáticas al común de los mortales?

FS: Lo que hago es superponer el mapa de la Ley de Bosques con el Catastro Minero y el catastro superficiario. A partir de esto, menciono cómo se han ido violando tanto la ley que te nombraba recién como la de glaciares, las ordenanzas municipales que restringen la actividad minera y negocios inmobiliarios, la propia Constitución de Chubut que declara inajenables –o sea que no pueden comprarse ni venderse los bosques de la provincia y también el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) relacionado con los derechos de los pueblos originarios sobre sus territorios ancestrales.

 

AM: ¿Por qué se llega en nuestro país a esta situación de vulnerabilidad y desprotección en lo que refiere a la preservación de los recursos naturales?

FS: A nuestro territorio, que es en realidad desde el punto de vista legal una “gran unidad”, en lugar de dividirlo en forma horizontal lo dividieron en forma vertical. Por un lado está el subsuelo, regulado por el Código de Minería que tiene su propio catastro, el minero; después está la superficie y su catastro superficiario y por último lo que se denomina “el vuelo del bosque”. Con estos artilugios lograron sortear el marco regulatorio y comprar tierras con bosques.

 

AM: ¿Y quiénes pueden ser los responsables de los incendios?

FS: Con los incendios lo que logran en cierta medida es eliminar a uno de los dueños que es el Estado y después sólo quedan los privados y los dueños del subsuelo. No considero que haya un único responsable sino un conglomerado integrado por las mineras, los emprendimientos inmobiliarios, las concesiones forestales y el monocultivo de especies exóticas.

 

AM: Si hablamos específicamente de la explotación minera como uno de los poderes económicos fuertemente emplazados en nuestra región, que al mismo tiempo cuenta con un fuerte respaldo del actual modelo político nacional y provoca la resistencia y lucha de muchos movimientos populares, ¿sigue siendo el oro la “vedette” del extractivismo?

FS: Si nos guiamos por la información oficial que es la que figura en el catastro minero en la zona de la cordillera de Chubut, en realidad el oro ya no lo están buscando, sino que lo encontraron hace mucho tiempo. Ya en las décadas del ’60 y ’70 todavía con el Estado encargado de la exploración y explotación a partir de los Planes Cordilleranos, ubicaron a esta zona cordillerana que en gran parte fue afectada por los incendios como la zona más rica en oro y cobre de la provincia. Y el dato más concreto es que el Catastro Minero de Chubut abarca el 20% de la provincia, pero en la región ocupada por los bosques asciende al 40%, o sea que la concentración de derechos mineros en la zona de bosques se duplica y la mitad de estas son minas de oro registradas hace mucho tiempo.

 

AM: ¿Qué medidas concretas se deberían tomar para revertir este proceso?

FS: En principio adoptar los principios de política ambiental establecidos en la Ley Nacional 25.675. Si el gobierno de Chubut realmente quiere poner freno a este negocio debería sumarse como querellante y declare inconstitucional los decretos vigentes que permiten la venta de tierras con bosques.

 

AM: Cuando la urgencia pasa y el desastre o la noticia ya “viajaron” hacia otro punto del país, ¿vislumbrás posibilidades de difusión de las problemáticas que plantean movimientos como la Asamblea Permanente por el Bosque y organizaciones afines en los medios de comunicación masivos?

FS: En la mayoría de los casos se hacen eco de los anuncios oficiales –que en muchos casos hemos ido refutando- pero no abordan cuestiones de fondo como las que nosotros planteamos.

 

AM: ¿Y los medios comunitarios?

FS: Ocupan un lugar mucho más cercano y están mucho más involucrados. En muchísimos casos tomaron y siguen los temas y realizan coberturas periodísticas de las actividades, recitales y movilizaciones que se organizan. Y en algunos casos, desgraciadamente padecieron su preocupación y cada tanto en la zona de la comarca andina prenden fuego una radio o algún Centro Comunitario, como pasó recientemente en Mallín Ahogado. Cuando no prenden fuego, prenden radios.

 

Foto: Chino Leiva

RECUADRO 1:

Vecinos y organizaciones de zonas afectadas por los incendios entregaron al Gobernador de Chubut el “EXIGITORIO”

El 27 de abril la Asamblea Permanente por el Bosque presentó al Gobernador de la provincia de Chubut, Martín Buzzi, a la Legislatura Provincial y al Ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable José María Musmeci, un “EXIGITORIO” elaborado y firmado por los vecinos.

En su redacción enumeran una serie de exigencias para que sean cumplidas en un plazo de 90 días entre las que se destacan:

_ Inmediata anulación y baja definitiva de TODOS los derechos mineros de cateos, manifestaciones y minas, de minerales de primera, segunda y tercera categoría, registrados en el Padrón y Catastro Minero del Chubut, que se encuentren en aquellas zonas comprendidas por los alcances del Artículo 105 de la Constitución del Chubut, la Ley de Bosques Nativos (26.331), la

Ley de Glaciares (26.639), la Reserva de la Biosfera Andino-Norpatagónica, las Áreas Naturales

Protegidas provinciales legalmente establecidas y los ejidos municipales que cuenten con ordenanzas de prohibición a la minería con uso de sustancias tóxicas.

_Suspensión de la escrituración de tierras fiscales en favor de particulares.

_ Revisión de TODOS los expedientes de otorgamiento y/o venta de tierras fiscales a particulares

_Constituir servidumbres de paso y servidumbres ecológicas en TODAS aquellas tierras fiscales adjudicadas y/o vendidas a particulares

_ Declarar de utilidad pública y sujeto a expropiación TODO el territorio que forme parte del anunciado “Parque Interjurisdiccional”

_Prohibición por decreto del cultivo de especies forestales exóticas.

_Suspensión por decreto de actividades turísticas que impliquen el sobrevuelo de helicópteros en

el espacio aéreo de las áreas naturales

_Creación de un organismo con asignación presupuestaria concreta y planta de personal técnico, para interactuar con las organizaciones civiles y los vecinos autoconvocados en la temática específica de restauración de bosques afectados por los incendios.

_Implementar en los planes de estudio de las escuelas públicas del Chubut, una asignatura que trate exclusivamente el tema BOSQUES NATIVOS.

_Exigimos que las respuestas a todos y cada uno de los puntos se brinden mediante publicación en el Boletín Oficial

 

El petitorio puede leerse completo y firmarse en facebook en

Asamblea Permanente por el Bosque – Difusión

 

RECUADRO 2: +

¿Qué es el Parque Interjurisdiccional?

Uno de los principales anuncios oficiales provinciales durante los incendios, fue el de la creación del “Parque Interjurisdiccional Cholila”. Se trataría de una superficie de 220.000 hectáreas con el que se busca proteger alerzales milenarios, cuatro glaciares y altas cuencas. La reserva “limitará con el Parque Nacional Lago Puelo al norte y el Parque Nacional Los Alerces en el Sur que abarcaría la zona que fue quemada. Cuando se refiere a “interjurisdiccional” está haciendo alusión a un modo de administración compartida de áreas naturales protegidas, cuyo primer ejemplo es el Parque Marino Costero, ubicado en la localidad de Camarones y administrado de manera conjunta entre la Administración de Parques Nacionales y el Gobierno del Chubut.

La ministra de Desarrollo Territorial de la Provincia, Gabriela Dufour, aseguró que para que esto sea posible “debe pasar por la Legislatura provincial y por el Congreso Nacional”.

Al consultar a los integrantes de la Asamblea Permanente por el Bosque acerca de esta iniciativa, aseguraron que “uno de los inconvenientes que nos manifestaron es el tiempo que demorará la creación de este espacio al que calculan de más de dos años. Con la velocidad con que se venden tierras, imaginate cuánto bosque menos tendremos pasado ese plazo”, y por otro lado “choca con los actuales intereses particulares existentes en la zona, debido a que la mayor parte del territorio es propiedad privada y además existen concesiones mineras en manos de grandes grupos internacionales, otorgadas por el propio Gobierno”.

 

 

RECUADRO 3:

calfullanca

El 10 de abril de 2013 desaparecieron Genaro y Cristian Calfullanca (padre e hijo). Según consta en información que suministra en su página el Ministerio Público Fiscal de El Hoyo (el mismo que investiga las causas de los incendios), “los nombrados habían concurrido para semana santa a realizar trabajos de campo a unos 40 km de la localidad de Cholila, en la zona del Rio Tigre”. Información brindada por la Asamblea asegura que se trata de un caso de desaparición forzada vinculada a los incendios y el negocio verde”, y que “en estos casi dos años transcurridos no se avanzó en la búsqueda ni en la determinación de responsables”.

 RECUADRO 4:

¿QUÉ SON LOS CONSEJOS CONSULTIVOS de BOSQUES NATIVOS?

Estos organismos fueron creados a partir de la sanción de la Ley de Bosques y funcionan en cada provincia. Entre sus funciones, se destaca el ser un ámbito de debate, asesoramiento y ordenamiento de todos los aspectos referidos a esta temática.

El Consejo Consultivo de Bosques Nativos, tiene las siguientes funciones:

a) Asesorar en el proceso de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos.

b) Conciliar los intereses del sector productivo con el proyecto de desarrollo forestal de la Provincia.

c) Sugerir a la autoridad de aplicación las medidas necesarias para superar los problemas del sector forestal, en función de un desarrollo armónico y sustentable.

d) Ser instancia de consulta e información sobre los avances de aplicación de la presente Ley.

e) Proponer a la autoridad de aplicación programas, proyectos o normativas relacionadas con el aprovechamiento sustentable y la conservación del bosque nativo.

f) Avalar las modificaciones que surgieran como aplicación del artículo 14 de la presente Ley.

g) Sugerir la modalidad de participación ciudadana de conformidad con lo previsto en el artículo 46 de la presente Ley.

Según el organigrama organizativo, deberá contar con una Secretaría Ejecutiva integrada por representantes de los siguientes sectores:

Gubernamental.

Académico y de Investigación.

Organizaciones Intermedias no Gubernamentales.

Colegios Profesionales.

Comunidades Originarias.

Productores Primarios y Pobladores Rurales.

Servicios e Industrias Conexas.

Por Fabián Agosta

Fotos: Chino Leiva

 

A %d blogueros les gusta esto: