“El kirchnerismo sólo puede sobrevivir copiándose a sí mismo y hacia izquierda, no tiene otra salida.”

ENTREVISTA EXCLUSIVA A EDUARDO ALIVERTI

En el marco de la Fiesta de la Palabra, arribó a nuestra ciudad el periodista Eduardo Aliverti. Con él nos encontramos en un mano a mano y charlamos en profunidad sobre la coyuntura política nacional y regional, la plena implementación de la ley de medios y la importancia de poder comunicar desde un espacio independiente del Estado y del poder económico.

Al MargenEn primer lugar, queríamos consultarte sobre qué análisis haces del escenario que se viene de acá a fin de año, de acuerdo a algunos anuncios de referentes de la oposición, sobre la posibilidad de que se repitan fenómenos de conflictividad, saqueos.

Aliverti- Respecto de la oposición, coincido con el consultor Ricardo Rouvier, de que esta oposición es la más triste, la peor desde 1983, nunca hubo una pobreza semejante en las lides opositoras. Creo que de acá a fin de año se puede llegar a vivir un conjunto de turbulencias respecto de los ataques especulativos, las maniobras con el dólar y el tipo de cambio, salvo que puedan llegar a plancharlo a través de un control más exhaustivo… porque no hay liderazgo político del ataque financiero. Nadie puede llegar a pensar seriamente que esta oposición, que acaba de ser rotulada como una bosta (sic Jorge Lanata) por uno de sus referentes, puede conducir un proceso de desestabilización. En todo caso puede plegarse, y ni siquiera sé si estaría dispuesta. Por lo tanto creo que el partido se juega en la cancha de la economía y del sector financiero, y del juego de pinzas entre los exportadores que siguen sin liquidar la mitad de la cosecha, y sectores de la banca, respecto de los cuales hay avances significativos en las investigaciones de la PROCELAC (Procuraduría Contra el Lavado de Activos y de Dinero) que encabeza el cordobés Carlos Gonela. No veo que la oposición pueda encabezar ningún tipo de proceso de nada, como no sea en términos de lo que Horacio González definió sobre la revista Noticias, sentido de la estridencia. Creo que en el caso de la oposición se puede hablar de lo mismo.

AM – Te parece que este tipo de conflictividades que a veces se plantean son de este orden, repercusiones mediáticas, sobre hechos que son focalizados, menores quizás, y son construídos por los medios?

EA- En el caso de la conflictividad de algunos sectores en particular, de lo que llamaríamos el abajo social, sectores fabriles, no clases medias urbanas, son fenómenos aislados. Como el caso de Lear o algunas plantas automotrices, no son hechos susceptibles de generar o provocar una generalización de conflicto social. Si te referís al grado de conflictividad con sectores medios urbanos, particularmente en Bs.As, en el área metropolitana, en cuanto a aspectos como inflación e inseguridad, yo diría que es una conflictividad retórica, que no tiene correlato en manifestación o protesta callejera. Incluso los cacerolazos se han devaluado, como era de esperar, más allá que ahora creo hay uno convocado para el 13 de Noviembre. Está claro que al no tener conducción política, y ser simplemente un conjunto de, retomando el término de González, estridencias inorgánicas, no les veo ningún tipo de conducción.

Eduardo Aliverti Fotografia Eugenia Neme
Eduardo Aliverti Fotografia Eugenia Neme

AM – ¿Y el año que viene cómo lo ves?

EA- Con muchas incógnitas en lo político. La economía va a decidir. Creo que el kirchnerismo sigue teniendo un piso del que difícilmente haya retorno, que es su núcleo duro. Creo en la teoría del alrededor de los 3 tercios. Este núcleo duro que apoya al modelo, con sus idas y vueltas; un sector marcadamente gorila que creo ha quedado muy huérfano desde la implosión de UNEN desde el punto de vista electoral; y un tercer sector que es la pata viscosa de la mesa, y que fluctúa tanto hacia izquierda o derecha según los efluvios de la economía. Entre este sector y el segundo, hay un entrecruzamiento horizontal de votos que pueden ir a parar a Scioli, Massa, o el propio kirchnerismo. En el caso de Massa, estoy haciendo una concesión nominal, porque a valores de las encuestas al momento que me están haciendo esta nota, hay un agrandamiento de su figura que no tiene construcción nacional, es una figura de construcción netamente mediática. Tampoco podría decirse que Scioli tiene hacia adentro del peronismo una argamasa profunda, pero si tiene proyección nacional. Yo creo que todo está en disputa. Realmente es una incógnita. A mí lo que me deja tranquilo, es que todo el mundo con el que hablo, funcionario, referentes del pensamiento, referentes de las altas esferas, también tienen un panorama netamente incierto. Porque estamos hablando sin que se defina el candidato kirchnerista, y eso genera un incógnita de tamaño aplastante respecto de lo que puedas decir respecto de todo el panorama.

AM – Sobre esto queríamos consultarte, ¿cuál considerás que es el referente más representativo del FPV? ¿creés que este candidato va a ser impuesto por la mesa chica de la presidenta o que se va a dirimir en las PASO?

EA- Yo creo que Cristina va por el bronce, no va por las próximas elecciones. No quiero decir con esto, ni creo, que vaya a ser indiferente a los últimos datos del proceso electoral, ni a quién vaya a ser el candidato kirchnerista. Creo que la gran incógnita es si estaría dispuesta a sostener la candidatura de Scioli, como alguna gente cercana a ella dice, rodeándolo de una lista de diputados que pueda acercar ideológicamente a lo que es claramente la derecha del polo kirchnerista. Sinceramente, no veo que hoy haya un referente, del que puedas decir que es quien mejor escenifica el espíritu de la gestión gubernamental, de lo que han sido estos 12 años. Desde un punto de vista ideológico, quienes mejor representarían los emblemas centrales del modelo, no son quienes tienen chances de imponerse en la interna, como es el caso de Agustín Rossi. Tampoco Florencio Randazo, que en principio mide bien en las encuestas, pero no es un hombre querido hacia adentro del kirchnerismo. Por lo tanto es un verdadero misterio.

Muy al revés de lo que ocurre en el resto del conjunto latinoamericano. Digo en Uruguay es blanco o negro, en términos reformistas, pero es así, en Chile otro tanto, Brasil otro tanto, en Venezuela ni hablar. Pero esto es un verdadero galimatías, que además viene provocado, como para no lacerarse y tener una angustia intelectual superior a lo que la propia capacidad de análisis debe permitir, muy empujado por algo que se pensaba sería de largo plazo sobre la base de dos figuras, y te quedaste con una sola, y encima no puede reelegir. Encima en un marco continental, donde también se te murió otro, digo… es mucha mala leche junta. Para el escenario del cual se venía, a la salida del neoliberalismo noventista. Venimos de un episodio interesante, que en realidad es un conjunto de episodios, que tiene que ver con que el kirchnerismo acaba de demostrar que es la única fuerza política con capacidad de movilización callejera de la Argentina. Tanto el acto del Movimiento Evita en Ferro, como el acto de La Cámpora en Argentinos, como el de Nuevo Encuentro en Atlanta, implican un nutriente movilizador, al que no se puede acercar ni por asomo cualquier otra fuerza política de coalición o unificada que pudiera imaginarse.

Por lo tanto no me puedo imaginar lo que va a suceder. Tengo más claro los no que los sí, como creo que le sucede a todo el arco político, y de la propia militancia. No que Cristina vaya a sostener con entusiasmo la candidatura de Scioli; No que vayan a arrearse algunas banderas en pos de ganar en las PASO, siendo que las PASO seguramente van a determinar el escenario de lo que probablemente serán las elecciones generales. Y no mucho más. Todo está en disputa. Me parece que a va terminar de definir el escenario económico. Si se atraviesan aguas relativamente tranquilas, y la oposición se sigue mostrando con este nivel de mamarrachismo cotidiano, yo no descartaría que un candidato del propio riñon kirchnerista pueda alzarse con la victoria.

 

Quisiera agregar una cuestión, más de orden conceptual que de estadística, menos azarosa. Creo que debe tenerse claro, que lo peor que le puede pasar a esta gestión, al candidato que elija, o a quien sostenga, porque sería su derrumbe, sería fugar hacia la derecha. El kirchnerismo o como se quiera llamarse a esta energía que apareció desde 2003 sólo puede sobrevivir copiándose a sí mismo y hacia izquierda, no tiene otra salida. No hay ninguna posibilidad de sobrevivir asumiéndose como fotocopia del original.

AM- ¿Y te parece que la próxima gestión, sea un presidente kirchnerista o no, va a estar también condicionada por los vaivenes de la economía?

EA- Siempre, siempre cualquier gestión va estar regida mucho antes por los vaivenes de la economía que por los macros aspectos ideológicos. Aunque a veces los vaivenes de la economía tienen que ver con vaivenes ideológicos, pero la gente vota mucho más con el bolsillo que respecto de grandes rumbos. Lo que creo tener claro, es que cualquiera sea el escenario postelectoral, el kirchnerismo, el núcleo duro del pensamiento de este modelo relativamente inclusivo y popular, va a seguir siendo un actor central de la política argentina. No creo que pueda resultarle fácil, o no creo que sea un escenario tranquilo, el que una derecha triunfante en las urnas retroceda respecto de ciertas conquistas que se han logrado en estos 12 años. Gane o pierda el kirchnerismo va a ser el actor central en la política, a su frente o como estructura de control, siendo que luego se llamare Cristina 2019, o siendo que se tratare que emerge una figura en condiciones de articular el espacio hacia izquierda en el peronismo. Que es todo otro debate, si esto es peronismo, no quiero entrar en abstracciones. Yo coincido en que esta es, como política de Estado, en términos de su inserción internacional, y frente a las circunstancias de apriete que enfrentan cotidianamente, creo que el kirchnerismo es ideológicamente una etapa superadora del peronismo tradicional.

AM- ¿Se podría pensar, llegado el caso de un cambio de gestión, en el desmantelamiento de muchas políticas sin una alta conflictividad social?

EA- Volvió a suceder algo que es histórico en los ciclos de la Argentina, que es que en un determinado momento, ya pasó con el primer peronismo, el crecimiento al no haber cambio de la matriz productiva y seguir dependiendo de un núcleo de importaciones muy importantes en cuanto al volumen de divisas que conllevan, provoca estrangulamiento. Y es lo que estamos viviendo. ¿Se le podría haber pedido al gobierno que a lo largo de estos 12 años hubiera dado más y mejores pasos, en cuanto a cambiar esa matriz, articular más con las economías regionales, más desarrollo de las industrias pymes, y no sólo una economía pensada en base al control de las grandes corporaciones? Seguramente sí, o probablemente no, de acuerdo a las urgencias que se dieron en esta etapa que es un pequeño período histórico. El problema central hoy en relación a la balanza comercial, es el déficit energético, de 8.000 millones de dólares, y lo cito a esto porque en este período había que mantener congeladas las tarifas, no se podía hacer otra cosa, so pena de acentuar la crisis en el país que ya había estallado. Quizás se podría haber hecho de modo gradual, pero con el resultado del partido puesto, el lunes, somos todos pronosticadores.

El cambio de la matriz productiva, el perfil industrial que el país vaya a tener, qué vamos a producir, cuál sería la forma de no depender del control de las corporaciones, en una economía muy oligopolizada, muy extranjerizada, es la madre del borrego de la sobrevivencia del próximo siglo.

_MG_9678
Eduardo Aliverti Fotografia Eugenia Neme

AM- ¿Y pensando en el marco del Mercosur, cuál debería ser ese perfil, un modelo similar al que propone Bolivia con la nacionalización sus recursos energéticos para exportación, o el modelo industrialista brasileño? ¿Qué lugar tendría que ocupar Argentina, seguir atada al avance de Brasil, exportando commodities, o un perfil propio?

EA- No veo que sean modelos antitéticos, con el potencial de la economía argentina, y a partir del desarrollo de sus fuerzas productivas, que de Martínez de Hoz para adelante no es de las mejores frases que a uno se le pueden ocurrir. El perfil industrialista del Brasil durante la gestión de Dilma sufrió un grado de retroceso, pero de todas maneras me parece que hay un proceso de inclusión que el país/continente que es Brasil no había sufrido nunca. Y el caso de Bolivia me parece absolutamente particular, no me parece que sea un modelo a seguir desde el punto de vista de su influencia regional, sí creo es lo único que puede pensar Argentina en términos de sus relaciones exteriores, que esa partir del continente, no del desarrollo de los polos del capitalismo mundial.

Ahora en eso tenés variables que no dependen de uno… es un ejercicio interesante pensar qué de la Argentina, y no sólo de Argentina en particular… porque Uruguay es una economía muy chica, sin relevancia internacional, cuando hablas de Chile hablás de otro esquema de alianzas, México ya está perdido para la causa hace demasiado tiempo… pero Argentina caramba… a partir de la existencia del peronismo, que es un fenómeno único… históricamente dicho… no tiene la relevancia por supuesto en lo económico, que tiene el peso de la mayor economía regional que es Brasil, pero es un país faro. Faro desde el punto de vista ideológico, un país faro desde sus posibilidades territoriales, demográficas, párrafo aparte merece el tema del proceso de las nuevas energías y nuevos recursos.

Pero cabe la pregunta, qué pasa con Argentina sin en Brasil llega a haber un retroceso del PT (Partido de los Trabajadores) en la urnas, en términos del perder la presidencia. Yo creo que puede ser un golpe demoledor, para la perspectiva Argentina de seguir integrando el lote de países con mayor espítiru regional, demoledor. No sé si un golpe de knock out definitivo, pero demoledor… Bueno eso también está en disputa.

Ya Kissinger[1]había dicho en su momento, América Latina irá hacia donde vaya Brasil. Está claro que en el transcurso de estos 15 últimos años, sumado por supuesto el caso de Venezuela que también afronta dificultades gravísimas… es muy difícil sostener estos procesos sino hay liderazgos, aunque sean unipersonales, como son los liderazgos. Todo este ciclo, llamémosle de populismos americanos, por supuesto no en el sentido gorila de denuesto que el término tiene, sino de inclusión popular promovido de arriba hacia abajo, este procesos de estos 15 años, a partir de lo que está ocurriendo en Venezuela corre riesgos, corre riesgos con a partir de lo que suceda en Brasil. Y en Argentina, creo que puede llegar a ser importante en función de lo que sobreviva del kirchnerismo post 2015. Igual yo quiero rescatar lo siguiente, yo sé que esto pueda ser angustiante desde una perspectiva cortoplacista, y el análisis políticos de coyuntura. Pero finalmente las cosas son dialécticas, todo es dialéctica, y uno no puede dejar de pensar entonces que hay ciclos. Aún en el caso de la derrota de Dilma, de la derrota del kirchnerismo, de un retroceso en Venezuela, los actores sociales que ya consolidaron esos procesos, para mí no tienen vuelta atrás, retroceso posible, en la medida que refuercen su vigor, se renazcan así mismos. Y eso lo tenés que ver a largo plazo, no quizás con la posible derrota de Dilma, o la derrota del kirchnerismo el año que viene, porque los procesos sociales nunca avanzan en línea recta, ni ascendentemente, avanzan y descienden en serruchos, y eso no lo podés perder de vista.

Eduardo Aliverti - Fotografia Eugenia Neme
Eduardo Aliverti – Fotografia Eugenia Neme

AM- Retomando pero quizás para ir cerrando el análisis de la coyuntura electoral del año que viene, nosotros tenemos el caso paradigmático en la provincia del primer gobernador que se ha pasado de las filas del FPV hacia el Frente Renovador. Pensando en lo que señalabas de que la economía va a ser la arena donde se dirima el resultado de las elecciones, y que quizás Scioli pueda ser el referente que garantice las aguas tranquilas, ¿no considerás que si Scioli encarna la representación del FPV, pueda imitar el mismo camino que siguieron Alberto Fernández, Cobos, el propio Massa, y por acá Weretilneck?

EA- Es una hipótesis valida más, entre muchas que circulan entre las figuras políticas de las diferentes vertientes del pensamiento. La hipótesis Scioli-Massa es una de ellas, en conformación de alianzas. Ahora, tendría chance Scioli sin un cierto paraguas kirchnerista detrás? Sinceramente lo dudo. Del mismo modo, en estos días circuló un Scioli-Ricardo Alfonsín como fórmula. Así que para hipotetizar, hay para tirar para el techo. De lo que podés estar seguro es que no hay retorno de Massa al núcleo duro del PJ, y si me apurás, creo que es la única certeza, el resto está en la procesadora.

 AM- ¿Qué opinión te merece la sanción de la nueva Ley de Hidrocarburos en la cámara de Senadores, y las críticas de que profundiza la extranjerización de los recursos?

 EA- La verdad es que nos soy especialista en el tema, ni puedo decir que hay seguido de cerca el debate de la ley, si conozco sus grandes líneas. Sería muy frívolo de mi parte hacer un análisis en profundidad. Si creo que basta para saber que, efectivamente hay un modelo de extractivismo basado en alianzas con corporaciones extranjeras. La pregunta es qué pasa si esto no va acompañado del desarrollo de energías alternativas y de nuevas estructuras de unidades de negocios. El petróleo hay que sacarlo, hay eso está fuera de discusión. Si el modelo de acumulación a partir de la asociación con el capital extranjero, no tiene un tipo de control efectivo por parte del Estado, está claro que vamos a reiterar errores que ya se han vivido en la historia argentina.

 También quiero ser franco desde lo intelectual, una cosa es advertir sobre las condiciones de leoninas de asociación con el capital extranjero, y otra cosa es que desde las provincias productoras se piensen como emiratos. En muchos casos el federalismo es una desgracia, desde el punto de vista de cómo funciona, a partir de los intereses personalizados de los caudillos y las asociaciones políticas locales. Que piensan mucho antes en sí, que en el interés general.

 AM- Cuando te consultamos antes sobre los niveles de conflictividad, quizás también referíamos un poco al control de las mafias policiales, tema sobre el que muchas veces editorializas en tu programa de radio, como fue en el caso de Córdoba y la rebelión policial del verano pasado, ¿qué opinión tenés?

 EA- Ahí ha habido un retroceso claro. Creo que ya lo expresó Marcelo Saín, el ex jefe de la Policía Aeronáutica y uno de los especialistas en seguridad del palo K, que lamentablemente, tras la salida de Nilda Garré del Ministerio del Seguridad, se ha vuelto a una línea de pensamiento basada en la policía conduciéndose a sí misma. Incluso peor, además tenés referentes que adhieren a la idea de autopurga de las mafias, desde una conducción espectacularista como puede ser el caso de Sergio Berni. En verdad se ha retrocedido en este sentido, y es altamente preocupante. No por el aumento de la conflictivad social, sino por la dinámica que las propias mafias policiales y los organismos de seguridad, tienen en sí mismas. Funcionan como una estructura de negocios, de territorialización del negocio de las drogas, del manejo de la trata, del juego, funcionan con un encastre tal con los caudillos distritales, que supera como dinámica propia, a que eso pueda incrementarse si además reina conflictividad social. Son una unidad de negocios, y realmente se ha retrocedido.

AM- Y además con una capacidad de movilización y apriete que asusta…

EA- Es lo que pasó en Córdoba en Diciembre del año pasado. El favor del amigo De La Sota, ha sido notable, respecto de las estas fuerzas que adhieren a este tipo de pensamientos, se sientan estimuladas. Todo parió en Córdoba, está claro. Que como en tanto otros casos, funciona como una suerte de unidad territorial enajenizada del conjunto de la nación.

Ley de medios, derecho a la comunicación. Lo que resta.

 Al Margen- ¿Cuáles considerás son las materias pendientes en cuanto la reglamentación e implementación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual?

 Aliverti- Creo que hay 2 materias pendientes. La primera, dónde están las nuevas pantallas donde volcar los nuevos contenidos, y dónde están las nuevas radios para volcar a los nuevos actores. Y punto n° 2, dónde está la capacitación para los nuevos actores. Hace mucho que insisto con esto, me he peleado con mucha gente del palo político-ideológico de uno, me parece como diagnóstico que la disputa con Clarín insumió mucha más enmergía que la que debiera haberse producido. Porque muchas de las materias pendientes, no dependían de qué fallara la Corte en relación a los procesos de desinversión, y demás. En algún momento lo que se produce, es lo que en ciertos circuitos denominamos la política de fierros sin contenidos, el fierrismo por el fierrismo mismo. Por supuesto, más allá de los aplausos a varias manos por el desarrollo de la fibra óptica, o programas como Argentina Conectada o Conectar Igualdad, hay una buena provisión de contenidos en el Bacua y el Acua, siglas que la gente no conoce ni conocerá jamás, y que tienen que ver con dónde van a parar todos los contenidos que se generan.

Eduardo Aliverti - Fotografia Eugenia Neme
Eduardo Aliverti – Fotografia Eugenia Neme

Pero después, ¿cuáles son las pantallas?, ¿o los estímulos que se generan desde el Estado nacional, desde los estados provinciales, hacia todos los campos que le Ley les abrió? Porque la Ley es finalmente nada más que una herramienta. Por ej. fijate el caso de las señales digitales provinciales, no funciona ninguna. Y tampoco tienen contenido para funcionar, más allá de recurrir a lo depositado en ciertos embudos de Bs.As. Porque tampoco ha habido capacitación.

Y el otro punto es la sustentabilidad del nuevo modelo, si el Estado no está detrás. ¿Qué vamos a hacer con los nuevos productos?, el modelo por ej. en materia de pantalla, ¿cuál va a ser, producir para exportar?, ¿para estimular productos culturales digitales?, ¿para estimular un proceso de llegada de la TV digital gratuita?, ¿cuál es el modelo de unidad de negocios?, ¿cuál es la presencia del Estado? Todo esto dejó de estar en discusión en Argentina.

Igual quiero aclarar una cosa. Algunos opinan que la ley quedó tecnológicamente noventosa, y vieja. En parte estoy de acuerdo, pero queda mucho por hacer en materia analógica y en materia de entrega de espacios a nuevos actores y en la concesión de licencias. El problema es que en eso también están detenidos, a mí me preocupa. Pero también hay que verlo a largo plazo, la pelea con Clarín insumió 5 años, y tampoco se puede pretende que de la noche a la mañana se cambie la cabeza cultural de la gente.

Hace poco teníamos una charla muy interesante con 3 especialistas, al aire. Graciana Peñafort, Martín Becerra y Glenn Postolski. Este último decano de la carrera de Ciencias de la Comunicación, Graciana que tuvo activísima participación en la defensa de la Ley, y Becerrra que es un tipo muy considerable, si bien es del palo es un crítico de estas materias pendientes. Y se coincidía en que aunque vos pensaras en la llegada gratuita de la TV digital, y qué de los nuevos productos tendrán pantalla, como de los nuevos actores que tendrán desarrollo, no cambias de noche a la mañana la cabeza de una persona que está acostumbrada a pagar el cable, a tener determinada calidad de pantalla, y a consumir determinado tipo de noticias. Es un proceso. Lo que yo veo es que ese proceso, si bien no soy pesimista, lo veo detenido ese proceso, en cuanto al avance de la entrega de nuevas licencias, de qué no pasa nada con el dichoso tercio del sector público no gubernamental, que la Ley estipula. Tampoco está pasando demasiado con el sector estatal. Entonces se me ocurre que no hay, en ese sentido, un avance que fuere todo lo significativo que uno esperaba. Y tampoco se me ocurriría que en un año electoral, vaya a ser este sea un tema prioritario, entre otras cosas porque a la gente no le interesa.

Una cosa es la importancia trascendental que ha tenido poner sobre la mesa la discusión sobre la prensa, la fantochada de los medios independientes, la mentira de Clarín. Se ha puesto en cuestión al periodismo de una vez por todas, y lo bien que se ha hecho. De pie, aplausos y besos. Ahora, de ahí a suponer que la gente está preocupada por la pelea de Clarín con el gobierno, hay un universo de distancia. A la gente no le importa este tema, claramente no le importa. Y no digo que no vaya a haber novedades porque a la gente no le importa, ahora es un factor a tener en cuenta a la hora de responder a la pregunta acerca de si, en lo que resta del mandato kirchnerista puede haber novedades respecto de la reglamentación de la Ley, me parece que no.

_MG_9687

AM- ¿Y dónde pasa la renovación en los medios de comunicación, en sus contenidos?

EA- La radio debería ser el gran anclaje en la renovación de contenidos, si pensamos en los nuevos actores. Porque si pensás en tv estás hablando de industria, en cambio en radio estás pensando en mucho medio comunitario, en baratura tecnológica, con gente que ya viene trabajando en ese sentido. Plantéemoslo en términos de tensión de extremos analíticos. Supongamos que Clarín queda adecuado de oficio a la Ley de medios (justo escribí para el diario sobre esto en estos días), ¿quién se supone quedaría al frente de Canal 13? ¿La vanguardia proletaria? Obviamente que no, va a quedar a cargo del negocio otro señor que no se llame Clarín y que estaría más controlado respecto de que hubiere más nombres en el juego de la industria de la tv argentina. Y no en los contenidos, porque la Ley no regula contenidos, hay que tener presente eso.

Ahora en el caso de la radio es diferente. Tenés muchas más radios, tenés muchos actores, mucha mayor capacidad de contenidos baratos pero muy bueno, y gente que ya viene trabajando. Por supuesto que hay que hablar de su sustentabilidad económica, que tipo de apoyo recibirían, etc, etc. Para mí, la radio de aire, sin entrar en fenómenos que la Ley no regula como la radio on-line, etc. La radio debería ser el gran armonizador, el gran catalizador de los nuevos actores. Y en eso la Ley está detenida. Más allá de que les den, como hay, ejemplos emocionantes de equipamiento de radios escolares, entregas de licencias a señales de comunidades originarias. Eso no es el tipo de pescado que hay que vender.

AM- Teniendo en cuenta este momento particular de la comunicación, y tu experiencia en ETER ( Escuela Terciaria de Estudios Radiofónicos), ¿ves que la necesidad de nuevos contenidos, está delante de los alumnos o los alumnos están adelante?

 EA-Es dialéctico… que buena pregunta… Hasta hace unos años, como natural producto de la despolitización social, del desengaño social respecto de su clase política, uno seguía trabajando con hijos ideológicos de los años 90´. En términos comunicacionales, se podría traducir como jóvenes con una mentalidad exclusivamente clippera, con un espíritu sólo anclado en el todo pasa, nada queda, y sólo vale la edición, el recurso sonoro, la tecnología por sí misma. Eso cambio un poco, un poco/bastante. No puedo negar que veo unas camadas de pibes más interesadas en lo social, en producir informes periodísticos, radiofónicos, audiovisuales, ligados a problemáticas de pensamiento crítico. No me animaría a decir que eso sería estar por delante o detrás de las necesidades de cambio. La construcción del pensamiento crítico respecto el campo de la comunicación es muy complicada de establecer. En líneas generales, el alumnado de periodismo, y no sólo hablando de ETER, también soy profesor en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UBA, me pasa lo mismo y a mis colegas también, es que en general el pensamiento es crítico respecto de la agenda que los propios medios masivos fijan. En esto no se ha avanzado demasiado. Hay algunos pibes que vienen con la influencia de las redes sociales por ej. Pero las redes copian la agenda que establecen los grandes medios. La agenda la siguen marcando las corporaciones, ninguna red social fija agenda de nada en términos macro. Construir pensamiento crítico sobre esto no es fácil, es un proceso demasiado largo. Creo que ha habido avances de todas maneras, pero como decíamos antes hay culturas de devenir histórico que no podés cambiar de la noche a la mañana.

Hoy, en un programa de radio, o de tv, hoy un medio de comunicación, a la mañana, se sigue organizando a partir de los diarios impresos, ni siquiera de los portales digitales. Estoy hablando de Bs.As. O sea de los medios de alcance nacional. Porque ya sea por cultural, históricamente, por costumbrismo, se trabaja así. Escuchas los boletines de Radio Mitre, copia literalmente los títulos de Clarín papel. Aunque pueda parecer maximalista, lo cito por lo que venimos hablando de quién fija la agenda.

Y a la pregunta de cómo vienen los pibes, los pibes vienen con una agenda muy copiada de los medios. Aunque lo que han pasado a tener, en buena o alguna medida, es espíritu crítico respecto de esa agenda.

AM- Eduardo nosotros somos miembros de ARECIA…

EA- Justo esta semana estuve haciendo una nota con Claudia Acuña[2], este domingo sale Claudia en el programa de Nacional.

AM-En virtud de la lucha que se viene dando por el tratamiento de un proyecto de Ley de fomento a las producciones culturales gráficas independientes, teniendo en cuenta que el juicio por el monopolio del papel prensa quedó fuera de agenda, y por otro lado el tema de la distribución para la venta de estas publicaciones, que está en el área metropolitana también monopolizada por Clarín y La Nación, ¿cuáles consideras que deberían ser los objetivos a materializar por estos medios gráficos antes de que cambie o no el escenario en 2015?

EA- Más que nada, siento que falta un criterio de unidad mayor. En general en el ambiente periodístico argentino, es un palo de escasa conciencia e identificación gremial. Es muy fuerte el peso de sentirse un profesional antes que un trabajador de prensa. Esto que señalo puede parecer un tanto panfletario melancólico, pero en verdad es así, a la hora de pensar por qué se ha tardado tanto en determinados avances de sectores que tienen mucho más por juntarse. En el caso de las revistas culturales independientes, me parece que recién ahora empezó a advertirse el peso que puede adquirir el enemigo en una circunstancia económica adversa. No es una situación fácil de discernir, porque además estás en medio de la victoria aplastante de la dictadura atroz de la cultura audiovisual. Este es un factor epocal, que no se puede perder de vista.

Pero aún así, quiero remarcar, que del mismo modo en que lo tecnológico avanza hacia un periodismo de audiencias y no de masas, muy segmentado, hecho que es un fenómeno internacional, con sucesos del tipo crowfounding (de autofinanciamiento), creo que en medios gráficos puede suceder algo similar. Quizás no da para charlar, ni me da la cabeza a mí, que puede pasar cuando dejas el concepto de masas y te introducís en el concepto de individuos, una cosa jodida, desde el punto de vista ideológico, pero aún en el caso de las revistas pagas, de minoría, de sector, de grupo, autosustentables o con algún tipo de beneficio por parte del Estado a través de diferentes herramientas legales, hay público para eso, sigue habiendo público para eso, y yo creo que va a haber más público para eso, porque me parece que hay este crecimiento del pensamiento crítico respecto de la agenda de los grandes medios. Por eso en el largo plazo, diría que soy optimista. No por optimismo banal o voluntarista.

Pero por algo se empieza, y creo que esto de empujar a partir de una unión más colectiva, más que inteligente, es importante. Es una de las maneras de luchar, y quisiera decir algo, para redondear. Se pelea en todos los frentes, no es sólo el abajo, no es sólo lo comunitario, no es sólo la industria. Y quería redondear un concepto respecto de la aplicación de la Ley de medios, que me parece va a un análisis global mediático, el kirchenrismo podía hacer 3 cosas con los medios, este modelo podía hacer 3 cosas, sin perder de vista que estamos hablando de un período cortísimo de la historia del país. Y quiero subrayar esto, porque uno es de la generación que creció diciendo que ningún presidente se podía bancar 4 tapas de Clarín en contra, y hoy estamos hablando de la aplicación de la Ley de medios, nos e puede desconocer lo que se alcanzó.

Podía hacer tres cosas, e hizo dos, en mi opinión. Comprar, cooptar, desarrollar. Compró medios, cooptó medios, todavía no desarrolló medios, y esa es la pata que le falta, y en eso veo cierta detención de vigor.

AM- Eduardo muchas gracias, y para cerrar, ya te lo habrán dicho, pero te copiamos… ¿decime quién sos vos, Eduardo Aliverti?

EA- (Risas) Soy un tipo que le molesta mucho la gente que no quiere a los perros.

[1] Henry Kissinger, ministro de Relaciones Exteriores de EEUU durante la presidencia de Nixon.

[2] Recientemente electa presidente de la Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (ARECIA)

Agradecimientos: subsecretaria de Cultura MSCB

entrevista Marvelo Viñuela y Fabian Agosta – fotografía Eugenia Meme

Fabian, Horacio, Eduardo y Marcelo - Fotografia Eugenia Neme
Fabian, Horacio, Eduardo y Marcelo – Fotografia Eugenia Neme
Acerca de Colectivo Al Margen 1408 Articles
El Colectivo al Margen es una organización social por la promoción de derechos, la inclusión social y la cultura del trabajo. Para llevar adelante estas acciones, el Colectivo motoriza dos áreas de trabajo: Un área de prevención y promoción de derechos, compuesta por dos cooperativas de trabajo destinadas y llevadas adelante por mas de 40 jóvenes de los barrios de Bariloche; un dispositivo de formación integral, en el barrio Nahuel Hue, donde concurren más de 20 adolescentes; y un equipo de fútbol femenino en el barrio Nuestras Malvinas. La otra área de trabajo es el sostenimiento de un Equipo de Comunicación Popular que impulsa un programa de radio semanal que se transmite por las radios comunitarias de la región; una productora de contenidos audiovisuales, que realiza campañas de sensibilización desde y para los movimientos sociales de la ciudad; una pagina Web, que visibiliza la agenda de las organizaciones populares; y una revista que cada dos meses tiene espacio y tiempo para esas otras noticias que no salen en los grandes medios y que además permite generar un ingreso económico a trabajadores desocupados y a personas que no pueden ingresar al mercado formal de trabajo. Dado el trabajo que realiza el Colectivo al Margen en el área de comunicación popular, infancia y adolescencia, derechos humanos, género y economía popular, la organización forma parte de consejos, foros, mesas, confederaciones y movimientos que impulsan políticas públicas nacidas desde el pie.