Proyectos productivos en ganadería diversificada en Jacobacci. Testimonios de esperanza.

Desde Julio del 2013 comenzó a elaborarse entre técnicos de delegaciones de la SsAF y productores de la Región Sur rionegrina y de la Mesa Campesina del norte neuquino, un proyecto de recuperación y fortalecimiento productivo de las familias campesinas de la Cooperativa Ganadera Indígena, afectadas por sequía y ceniza, a partir del repoblamiento con chivas criollas. Hace semanas comenzaron el traslado de 900 animales a la Línea Sur.

 

Fruto de un trabajo conjunto, realizado durante 2013 entre organizaciones de productores del norte neuquino y de la región sur rionegrina, en colaboración con  técnicos de la Subsecretaría de Agricultura Familiar de Chos Malal, de Neuquén,y de Bariloche y Jacobacci, en Río Negro, y el Centro de Referencia del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, se está realizando durante estas semanas, un intercambio que involucra a 60 familias de ambas provincias en el traslado de 900 animales, mejoras en algunos predios, la provisión de forraje para los arreos, como de carros para los traslados en la distribución de las chivas criollas entre los asociados de la Cooperativa Ganadera Indígena.  El repoblamiento de los predios con estos caprinos tiene como objetivo a corto plazo mejorar el autoconsumo y originar ingresos para las familias rurales, y en el mediano plazo desarrollar la producción de carne y la vinculación con el mercado interno.

Actualmente las familias de los asociados, como tantas de la Región Sur, están pasando por una situación crítica producto de las desfavorables condiciones para la producción. La sequía y la ceniza han afectado mucho la ganadería ovina, caprina y bovina. A consecuencia de la ceniza aún depositada en los campos, han acontecido una importante mortandad de hacienda, bajos porcentajes de señaladas y disminución de los volúmenes de lana y pelo comercializados. A esta situación se suman aumentos en costos de producción y de abastecimiento de insumos básicos, y un mercado internacional en crisis que ha deprimido los precios de la lana vellón. En promedio los ingresos de las familias  en concepto de venta de la producción no superan los $ 10.000 al año. La posibilidad de recuperar producción pecuaria, tanto para autoconsumo y comercialización para faena, se promueve ahora con la adopción de chivas criollas.

La experiencia con este ganado caprino criollo, en la zona norte de Neuquén, arroja otro resultado. No hubo mortandad o fue mínima, hubo señalada, y en general no se utilizó forraje a pesar de la cruda situación ambiental. Este dato de rusticidad  concuerda con las observaciones de pobladores y técnicos en el norte neuquino, donde las chivas criollas son arriadas con escaso alimento, desde la invernada a la veranada y viceversa. Esto ocurre en el momento de máximo requerimiento nutricional (final gestación / parición y pre servicio). A pesar de esto las chivas, engordan, paren, crían sus chivos y en general dan mellizos. En Río Negro, quienes crían estas chivas, coinciden en un promedio de 140 % de señalada, chivos más grandes, gran capacidad materna y buen desempeño en la crianza a pesar de los predadores. Estas cualidades permitirían una rápida recomposición para autoconsumo y un potencial de venta, generando mejores ingresos para el núcleo familiar. En este sentido, un aspecto importante que se consideró para el proyecto, es la carnicería que posee en Jacobacci la Federación de Cooperativas de la Región Sur (FECORSUR), organización donde participa la Ganadera Indígena. La venta de la carne que se genere, producto de la crianza de las chivas, tendría entonces una estrategia de comercialización planificada.

 

 

Entrevistas a referentes de la Coop. Ganadera Indígena, productores de Chos Malal, técnicos de la SSAF Río Negro y Neuquén.

 

“Les deseamos mucha suerte a todos los crianceros de allá”

Martín Alarcón, criancero de Chos Malal, docente, ex técnico Subsecretaria de Agricultura Familiar, Neuquén Norte.

Red -¿Nos podés contar un poco de tu actividad?

Martín Alarcón – La principal actividad que producimos, es la cría de chivas criollas, también hay crianceros que tienen vacas, ovejas, caballos,… es una actividad que ahora nos estamos acomodando en la invernada, en los campos que pasamos el invierno. Hace una semana que llegamos de la veranada, nosotros hacemos el arreo de los animales, y también estuvimos en la venta de las chivas que fueron a parar a la zona Línea Sur.

Hacía una semana que habíamos llegado de la veranada, en primavera nos vamos a los campos en plena cordillera de los Andes, cerquita del límite con Chile, y ahora en Abril bajamos a los campos más cálidos, que están a alrededor 80 km para el este de Chos Malal.

Red – Esta es la idea de la trashumancia, es una actividad de movimiento constante.

MA –   Es una actividad que se realiza hace muchísimos años, yo desde que nací, tanto mi papá como mi abuelo la realizó, se realiza para rotar los pastizales, una para no sobrepastorear tanto los pastos, y es una rotación de pastizal que hace tantos años se viene haciendo, y para nosotros los jóvenes es muy importante seguir haciendo para que subsistan las familias de crianceros de animales. Se nota mucho la diferencia, hay gente que no arrea, y se nota mucho porque en el verano los animales no engordan como cuando van a veranar. Además es importante dejar descansar los campos, en el verano descansa la invernada, y en invierno nos venimos de la verana porque allá nieva mucho y sería imposible estar ahí, pero a fines de la primavera, ya están los mallines, las vegas, los coirones están reverdecidos, el pasto re lindo. Esto hace que nosotros sigamos haciendo esta actividad, que ayuda a que sigamos viviendo de los animales.

Red-¿Cuánta distancia se corre en los arreos en estos trayecto de veranada a invernada?

MA– La familia nuestra recorre alrededor de 240km, pero después hay gente que recorre 10km, hay arreos cortos y largos, nosotros hacemos uno largo, pero hay algunos más largos que el nuestro, de 300 km o más. Y cada vez se hace más difícil la actividad. Yo participo de un grupo de crianceros, Crianceros Unidos del Norte (CUN), y gracias a eso se dio la posibilidad de vender chivas también. Es bastante el recorrido que tenemos en el arreo, y son varios días. Pero es un premio llegar a la veranada, ya cuando uno llega es una alegría, porque sabe que los animales van a estar bien, van a engordar, sabe que hay agua. Y cuando uno vuelve a la invernada, sabe que acá va a pasar un mejor invierno, no va a nevar tanto como en la cordillera. Hay menos agua y pasto, pero se subsiste.

Red –   Este proyecto que los vinculó a productores de la Región Sur de Río Negro, con la venta de chivas, ¿cómo te vinculaste al proyecto?

MA-     Como te decía yo fui técnico de la Ss acá en Neuquén, pero no podía sostener la actividad de criancero, y tuve que optar, y opté por seguir como criancero. Ya el año pasado , por Abril, yo todavía estaba en la Subsecretaria que vino Pablo Losardo, con Alejandro Fornasa (técnicos SsAF Río Negro), y productores de allá, a una feria de chivatos que se hace acá en Chos Malal, y ya estuvimos charlando sobre las características de los animales, sobre la posibilidad de llevarlos a la Línea Sur. Y nosotros empezamos a informarnos sobre la posibilidad de la compra de las chivas. Y para quién era. Porque nosotros sentimos la ceniza acá también, llego pero no tanto, llegó en nubes, pero no me imagino cómo habrá sido por allá. Entonces nosotros en el CUN charlamos eso también, lo que debe ser perder todos los animales que uno cría con cariño, y es los animales de donde uno saca para vivir… y que se mueran así… Y nosotros veíamos que el proyecto era bueno, tenía un buen fin. Y también nos halaga un poco que la chiva nuestra sirva por allá, nosotros vivimos de la chiva, la mayoría de las familias de crianceros viven de la chiva, y está bueno que allá también sirva para vivir de la chiva criolla que nosotros producimos acá.

Así me conecte. Después se siguió el proyecto y el año pasado fue tomando forma la posibilidad de vender los animales, nos empezamos a interesar. Aparte nosotros en mi familia necesitábamos vender, no fui el único que vendí, vendió mi papá, mis hermanos. Somos una familia que trabajamos, en las familias crianceras siempre es así, no es de uno solo los animales, es del padre, del hijo, algún tío. Es una producción familiar. Y nosotros necesitábamos vender, bajar un poco la cantidad de chivas, la veranada no nos da para tantos animales que teníamos. Y fue bueno esto de vender a otra gente que la necesita.

Red – ¿Y teniendo tanta experiencia en la cría de chivas, que consejos le darías a estos productores que van a comenzar con su cría en la Región Sur?

MA – La chiva es un animal que tiene poco gasto para el criancero, uno come de ella, subsiste todo el año, siempre hay un animal bueno para la carne, o para vender. La verdad la chiva criolla de acá es muy dócil, se puede manejar a rodeada, y en los campos que no son muy buenos se puede manejar a repunte, es decir no se rodea todo el tiempo el piño, se le da campo, pero es un animal que está acostumbrado a caminar, al rodeo. La que camina todo el rodeo es la chiva, porque la vaca hoy día hemos tenido problemas con las huellas de arreo, y tratando de llegar a acuerdos con el gobierno para seguir arreando. Pero la chiva es la única que se banca el arreo. La vaca hoy en día no se la banca, porque las huellas no lo permiten, no se aguanta los 15 días de arreo que tenemos. La chiva si lo aguanta. Esta chiva es rústica para el frío, el chivito cuando nace es aguantador, no como algunas chivas, que nosotros les decimos las orejonas, que son cruza de otras razas que se quiso introducir y no dio resultado. Nosotros seguimos con la chiva criolla, porque el chivito nace y se aguanta la lluvia, no todos tenemos cobertizos o alguna protección. Y la chiva a parición a campo, en el monte. Yo no conozco esa zona, se que quizás es más frío que acá, pero la chiva es rústica, es dócil, aguanta.

Red- Es un proceso de aprendizaje para todos los que están comenzando a aprender que esto de la crianza de chivas criollas.

MA- Nosotros esperamos que tengan mucha suerte con las chivas de acá. Por ahí a uno le da un poco de tristeza entregar la chiva nueva, la productiva que se fue para allá, pero creemos que el fin es bueno, que hay gente que la va a cuidar y que le va a servir esta chiva porque es toda chiva nueva, que está en pleno producción. Nos da tristeza porque se van pero el fin es bueno, y les deseamos mucha suerte a todos los crianceros de allá, que fueron nuestras chivas para allá.

Red- Muchas gracias Martín, un abrazo fuerte.

 

“Se ha potenciado la interacción entre organizaciones de la Patagonia”

Diego Solana, técnico de la SsAF , Delegación Neuquén Norte.

Red – ¿Cómo evaluas este proyecto y cómo se está desarrollando?

Diego Solana – Hay varias ópticas para verlo, desde el origen del proyecto y los resultados. Por un lado, desde la integración de la Ss en sus delegaciones, pareciera que fuera natural este trabajo, pero a veces nos cuesta mucho integrarnos entre las provincias, y a veces en cada provincia en sus diferentes zonas. Así que ya esta interacción con los técnicos de la Línea Sur de Río Negro que están con este tema, y nosotros por acá ya es muy valiosa, es para remarcar. Y por otro lado, el tema de recuperar los saberes y conocimientos sobre la chiva criolla, que son animales muy rústicos, que se han ido mejorando a través de procesos de selección ancestrales, y que puedan ser útiles para mejorar la situación de emergencia en la Región Sur es muy importante. Y en tercer lugar, es para remarcar como dimensión del proyecto, el tema de la organización. Porque se ha trabajado con organizaciones de productores, y en la Línea Sur, son las organizaciones de productores las que van a recibir los animales, así que es muy importante porque se ha potenciado la interacción entre organizaciones de la Patagonia.

Nosotros entendemos que sin organización no se puede construir estrategias de desarrollo de cualquier tipo, este en particular o cualquier otro, no se puede pensar en una estrategia de construcción en el desarrollo de la agricultura familiar o los territorios campesinos. Y el rol de las organizaciones ha sido esencial, porque nos ha permitido cumplir con todas las expectativas. Tanto de quienes, de alguna forma, fueron los compradores de los animales, como de los que ofrecían esos vientres, porque se fueron dando vínculos y relaciones que trascienden la cuestión comercial y que empiezan a pensarse en las problemáticas de unos y otros, ya sea en la situación de los productores de la zona norte de Neuquén como aquellos que viven en la Línea Sur y quieren quedarse produciendo en los campos.

Red- ¿Cuáles fueron las cuestiones más satisfactorias y las más complicadas, las más difíciles?

DS-      Creo que de lo más satisfactorio, en término de cumplimiento de los acuerdos, es la disciplina de los productores que estaban ofreciendo los animales. Acá en la zona, el arreo de los animales por grandes distancias es una práctica muy común, la trashumancia, por lo cual hay muchos productores que estaban volviendo de sus veranadas, por lo tanto había que ser muy precisos en la coordinación de la entrega, y la verdad llegaron animales de primera calidad, casi no hubo rechazo de animales por la gente que vino a hacer el control en la zona, y han entregado con un nivel de puntualidad enorme, teniendo en cuenta las distancias y la situación de entrega de los animales en el cargadero.

Y por otro lado, lo que siempre complica, por el nivel de informalidad en el que se maneja toda esta ganadería caprina, es el tema de los papeles. No porque hubieran irregularidades, sino porque los financiamientos del estado, frente a los traslados de los animales, las guías, es todo un aprendizaje en el que algún percance hemos tenido, y ha sido un aprendizaje para todos, así que hemos estado los técnicos corriendo detrás de esas cosas.

Red- Es un aprendizaje para todos, para los productores, para los técnicos, las organizaciones, funcionarios. Pero es lo positivo de esta experiencia, que busca recuperar la situación de tantos productores, busca innovar con estos intercambios de producción.

DS- Si, nos queda toda una campaña de animales que van para la zona de Comallo, así que podremos seguir contando sobre como sigue la experiencia.

Red- Seguiremos en contacto entonces, fuerte abrazo.

 

“Como productor es la esperanza de poder seguir sobreviviendo en el campo”

 

Edgardo Mardones, Segundo Hernandez, Consejo de Administración Coop. Ganadera Indígena, Ing. Jacobacci

Red-¿cómo fue el recibimiento de estas chivas criollas por parte de los productores de la cooperativa?

Edgardo Mardones – La verdad que es un proyecto muy interesante, que por suerte se dio, lo veníamos trabajando hace 8 meses atrás, desde el mes de Julio del año pasado, se presentó en Agosto al Ministerio de Desarrollo Social de Nación, que fue quien financió la compra de las chivas. Luego tuvimos un viaje en Diciembre, estuvimos en Neuquén, conociendo a los productores, acompañados por los técnicos de la SsAF y del ministerio, y ahí pudimos empezar a charlar sobre el tema de la vinculación de las organizaciones, de productores de la Línea Sur rionegrina de la Cooperativa Ganadera Indígena y productores de la Mesa Campesina de Neuquén. Luego finalmente, una vez que ya tuvimos el convenio firmado con el ministerio, y que ya estaba todo pronto a salir, nos volvimos a juntar en Neuquén para definir cómo iba a ser la operatoria, cómo íbamos a hacer el traslado de los animales y otras cuestiones.

Cuando llegó el momento acá en Jacobacci de recibir los animales, de planificar en principio cómo traerlos, de qué productores iban a viajar hasta allá, cómo iba a ser el acarreo de los animales hasta acá y después su distribución acá, fue todo un trabajo que fue un poco sorpresivo en el análisis que hacemos, porque fueron 900 chivas las que hemos podido traer, y al momento que las cabreas estaban acá en Jacobacci, no podíamos creer que esto estaba ocurriendo, todo un desafío. Muchos productores participando en la vacunación de los animales, instituciones que empezaron a colaborar con el proyecto como el SENASA que se puso a predisposición de la organización y del trabajo que se hizo, y acompaño el proceso de inspección sanitaria a los animales. Así que estamos muy contentos, porque es una de las primeras respuestas a todo el problema de la ceniza y la sequía, que dejó sin animales a los productores

Red- ¿Cuáles son las expectativas de los productores frente a esta posibilidad de volver a tener algunos animales más después de estar tan diezmados?

Segundo Hernández- Yo estaba en el campo, y ha sido muy sorpresivo. Han trabajado muy arduo, mucha gente, y se ha concretado. Era una cosa que todos los productores estábamos esperando, porque es una salida, una posibilidad más que hay en la Región, más en estos últimos tiempos, en que autoridades provinciales sobre todo, han estado diciendo que la ganadería ya no iba más. Y con eso al productor en el campo le agarra un bajón, porque con eso quieren decir que ya no va a haber ninguna ayuda para los animales. Por eso al llegar este proyecto, que se concrete después de muchos meses de trabajo del Consejo de Administración, los técnicos, todos los que han ayudado, es una alegría de poder tener estos animales. Que para nosotros es algo raro, es nuevo tener estos animales, no conocíamos más allá de algunos datos que nos hayan pasado. Pero sí estamos muy contentos, porque los animales han venido muy gordos, y eso era una duda que teníamos. Por la época que estamos, con la llegada del invierno, si venían medio delgados, corríamos riesgo. Pero vinieron muy gordos, así que eso nos alienta más todavía, por más que el animal extrañe, seguramente van a pasar un invierno regular.

Y expectativas, ahora realmente han cambiado mucho las expectativas para muchos productores. Yo como productor es la esperanza de poder seguir sobreviviendo en el campo, y también contento por la gran lluvia que vino, que es la otra esperanza grande. Realmente, ahora nos queda trabajar, cuidarlas, para poder empezar de vuelta. Yo creo que siempre que han ocurrido crisis en el campo se pudo empezar de vuelta, y nos hemos levantado. Así que ahora pensamos lo mismo.

Red – Es esperanzador escucharlo Segundo, sin dudas van a salir de esta crisis con un aprendizaje novedoso, como es la cría de las chivas.

SH – En estos días se viene el trabajo máximo porque está el servicio, el aquerenciamiento, y hay que cuidarlas que no se pierdan, porque se van caminando…hay que cuidarlas.

Red- un abrazo grande y seguimos en contacto.

 Equipo de Comunicación Popular Colectivo Al Margen

 

A %d blogueros les gusta esto: